| | SERVICIOS | PODERES | Facebook Twitter  
Pulso Político
Puyazo
Descalifica lo que
le desagrada

Guerra Cristera
La separación Iglesia – Estado

Francisco Cárdenas Cruz

La relación Iglesia-Estado en México ha sido una historia de encuentros y desencuentros. Independientemente de que se profese o no la religión católica. es innegable la presencia que la institución ha tenido en la cultura de México. La influencia de la Iglesia se puede apreciar en las formas de asumir la vida. ciertos espacios de socialización y se ha mantenido incólume. a pesar de los embates de la secularización de los siglos XVIII y XIX. y de la radicalización de los gobiernos revolucionarios de los generales Plutarco Elías Calles y Lázaro Cárdenas.
Hubo un suceso que marcó la historia de México. del cuál se conoce poco y no es un tema que comúnmente se trate en las clases de historia es la Guerra Cristera. la cuál consistió en una amarga lucha que duró 3 años entre el Gobierno y la Iglesia. Finalizada. se prohibió hablar de ésta. durante mucho tiempo y se tienen muy pocos documentos que informen de lo ocurrido en ella.

Tras el fin de la Guerra de Reforma en 1859 y la intervención Francesa en 1867. los gobernantes de México pusieron en práctica medidas que proclamaban la separación entre la Iglesia y el Estado y que disminuyeron el papel social de la primera ya que se sancionaba a los funcionarios que asistían a actos religiosos. se confiscaron todas las propiedades eclesiásticas y abolieron las órdenes monásticas.
Después de la victoria de Venustiano Carranza y Álvaro Obregón se promulgó la Constitución de 1917. que estableció una política de intolerancia religiosa y privó a la Iglesia de toda personalidad jurídica. entre los puntos contemplados estaban: la prohibición de los votos religiosos y que la Iglesia fuera poseedora de bienes raíces. E incluso se prohibió el culto público fuera de las dependencias eclesiásticas. a la vez que el Estado decidiría el número de iglesias y de sacerdotes que habría; se negó al clero el derecho de votar. a la prensa religiosa se le prohibió tocar temas relacionados con asuntos públicos. se señaló la educación primaria como laica y secular. y las corporaciones religiosas y los ministros de cultos estarían impedidos para establecer o dirigir escuelas primarias.

Gobierno del General Álvaro Obregón (1920-1924)
En el gobierno del general Álvaro Obregón. la relación entre la Iglesia y el nuevo Estado revolucionario se vio imposibilitada de llegar a un acuerdo que beneficiara a ambas partes. En enero de 1923. el delegado apostólico del Vaticano. monseñor Ernesto Philipi. bendijo el Cerro del Cubilete que se ubica en Silao. Guanajuato. donde sería puesto el monumento a Cristo Rey. lo que fue interpretado por el gobierno como un abierto desafío a su autoridad y un ataque a la Constitución. por lo que acordó que se aplicara a Philipi la sanción del artículo 33 de la Constitución. obligándosele a abandonar el país. También se ordenó la aplicación de los artículos 130. 27 y 3 constitucionales. por lo que entre 1925 y 1926 salieron del país 183 sacerdotes extranjeros y fueron cerrados 74 conventos. Ante esto la Iglesia mexicana decidió oponerse activamente al Estado.

Gobierno del General Plutarco Elías Calles 1924-1928
Tras el arribo a la Presidencia del General Plutarco Elías Calles. las relaciones entre el gobierno y los católicos empeoraron. ya que el Calles consideraba que un católico no podía ser un buen ciudadano debido a que su primera lealtad era con Roma. por lo que propuso un nacionalismo nuevo. en el cual los ciudadanos no deberían lealtad a nadie más que al propio Estado. El gobierno de Calles intentó crear una iglesia nacional. la creación de Iglesia Católica Apostólica Mexicana que implicó una división dentro del catolicismo pues la ICAM proponía seguir la misma doctrina católica pero sin relación alguna con el Papa. El hecho de querer dividir por la fuerza a la Iglesia provocó que se movilizara un gran número de católicos con el propósito de defender las iglesias. En marzo de 1925 varios grupos de católicos formaron la Liga Nacional para la Defensa de la Libertad Religiosa. que rápidamente se extendió en el país. Durante los años 1925 y 1926 el conflicto se intensificó y en algunos estados se “castigaba” a quienes practicaran la religión.

Ley Calles
Tras las declaraciones públicas del arzobispo de México José Mora y del Río en rechazo al anticlericalismo de la Constitución. se aceleró la ruptura definitiva entre el Estado y la Iglesia. Calles ordenó al Congreso reglamentar el artículo 130. Este decreto fue conocido como la Ley Calles que demandaba la clausura de escuelas religiosas y la expulsión de sacerdotes extranjeros. además limitaba el número de clérigos a uno por cada seis mil habitantes y se ordenaba que aquéllos se registraran ante las autoridades municipales. quienes otorgarían su respectiva licencia para ejercer. La ley incluía también delitos relativos a la enseñanza haciendo desaparecer la libertad de enseñanza y el derecho de educar a las personas en la fe.
Ante ésta situación. los obispos consideraron que no existían garantías para ejercer su ministerio y emitieron un comunicado avalado por Roma donde se anunciaba que se había decidido suspender los cultos desde el 1 de Agosto de 1926. día que entraría en vigor la Ley de Calles. El pueblo mexicano que era muy católico se congregó en las iglesias un día antes y según informes de la época. se celebraron muchos bautizos. matrimonios y demás ceremonias religiosas. En todo el país numerosos templos fueron clausurados. entre ellos la Catedral Mexicana. así como capillas particulares. conventos y escuelas religiosas. Conforme los reportes oficiales. el Gobierno no quería cerrar las iglesias sino que pretendía que fueran inventariados y custodiados por las juntas de vecinos. lo que no le pareció a los obispos por lo que lanzaron excomunión a quienes participaran para colaborar con este fin.
En respuesta a esta ley. se animó a las personas a realizar un boicot contra el Gobierno a fin de presionarlo y la derogara. El boicot consistió en no pagar impuestos. minimizar el consumo de productos ofrecidos por autoridades federales. no comprar lotería. no utilizar vehículos a fin de no comprar gasolina. etc. Esto no consiguió sus fines. pero tuvo grandes repercusiones en la vida económica del país.
En vista de que por los medios pacíficos no se podía obtener nada. en enero de 1927 empezó la toma de armas. Las primeras guerrillas estuvieron compuestas por campesinos. pero el movimiento fue creciendo y con el grito de "Viva Cristo Rey y Santa María de Guadalupe" fueron conocidos con el nombre de Los Cristeros.

La Guerra Cristera
Los alzamientos se multiplicaron. Comenzaron en Jalisco. Zacatecas. Guanajuato y Michoacán. luego se sumaron casi la totalidad del centro del país. Fue así como la lucha se fue extendiendo por todo el país. En 1928 hubo elecciones presidenciales y resultó electo de nuevo Álvaro Obregón. quien según alguno historiadores. pensaba llegar a un acuerdo para finalizar con la guerra. sin embargo fue asesinado por José León Toral. Fue así como los arreglos para obtener la paz se perdieron por un año. y se nombró presidente interino a Emilio Portes Gil.
En ese entonces. llegó a México el embajador estadounidense Dwight Morrow. quién sirvió como intercesor entre el Gobierno mexicano y la Iglesia para terminar el conflicto y expuso de nuevo la petición de la iglesia frente a la Constitución. Portes Gil declaró que los cultos podrían reiniciarse en el momento en que los sacerdotes así lo dispusieran. siempre y cuando se sujetaran a la ley vigente. que en realidad siempre fue la postura del Gobierno. Se pidieron instrucciones a El Vaticano y la respuesta fue pactar una solución pacífica. Morrow tomó las posturas de las partes y redactó finalmente los términos en que se lograrían los arreglos llamados "modus vivendi" que eran: amnistía general para todos los levantados en armas que quisieran rendirse. que se devolvieran las casas curales y episcopales. y que de alguna manera se garantizara la estabilidad de estas devoluciones. La Liga y los cristeros señalaron los arreglos como indignantes. ya que no se les tomó en cuenta para su realización. y los obispos fueron considerados traidores. Y de 50 000 combatientes. sólo 14.000 entregaron sus armas. pero a pesar de ello. muchos militares a manera de venganza personal mataron a muchos de los amnistiados. y los cristeros fueron perseguidos y torturados.
En la capital del país el presidente Portes Gil. en un banquete ofrecido por los masones anunció su triunfo y el sometimiento de la Iglesia católica a la ley sin que la Constitución sufriera alguna modificación. Tiempo después surgieron varios levantamientos en el interior del país a una de esos se le llamó La Segunda -porque se pensaba que sería igual de fuerte que la primera guerra de cristeros-. pero ahora uno de los enemigos de esas movilizaciones fue la misma Iglesia a la que consideraron traidora. No duraron mucho y fueron sofocadas rápidamente.
Durante mucho tiempo Iglesia y Estado. mantuvieron un profundo silencio con respecto al conflicto. y nunca se pensó hacer algún balance de la actuación de ambas partes en el conflicto. Algunas personas que vivieron el conflicto señalan que fue porque querían exculparse de su responsabilidad ante las muertes que causaron. En los años siguientes la iglesia realizó severas críticas respecto a la educación que impartía el Estado a través de las escuelas oficiales. muchos curas amenazaban con excomulgar a quienes mandaran a sus hijos a estudiar a escuelas del gobierno. mientras que los padres de familias católicas se les amenazaba con la prisión si mandaban a sus hijos a escuelas parroquiales. El conflicto entre la iglesia y el estado continuó.

Fue hasta el año de 1988 cuando el presidente Carlos Salinas de Gortari reanudó las relaciones diplomáticas con el Vaticano pretendiendo dejar atrás las diferencias. Además hizo una reforma al artículo 130 de la Constitución. donde se le otorgó personalidad jurídica a la Iglesia. lo que marcó el inicio de una nueva etapa en las relaciones Iglesia-Estado.

Esta guerra puso de manifiesto que el Estado y la Iglesia al perseguir un fin similar –el control de la sociedad-. han desencadenado luchas de poder. las cuáles han costado muchas vidas. Ambos deben de comprender que el ser humano puede decidir libremente. No son válidas las manipulaciones espirituales y sociales. Tanto el Estado como la Iglesia fueron creados para beneficio de las personas. Uno rige y procura a la población para que tenga un ambiente óptimo de desarrollo. conforme a la legislación. El otro brinda consuelo moral y anímico. Ninguno es más que otro. Los dos. correctamente enfocados y respetando los límites que cada uno tiene lograrían establecer pautas para vivir en un ambiente equilibrado. El tomar como rehén al hombre. sus creencias e ideales. para lograr ciertos fines particulares dista mucho del propósito para el cuál fueron instituidos.

bcg

 

 

" "

Copyright Columna Pulso Político
Derechos Reservados, Francisco Cárdenas Cruz. Queda totalmente prohibida la reproducción parcial y total de los contenidos de este sitio sin autorización.