presidencia-informe
14°/29° 27agosto2014

Refuerzan seguridad en zona Chamula

Imprimir esta nota Imprimir esta nota | A A A

junio 29, 2012

Policías estatales reforzaron operativos de salvaguarda y vigilancia en la comunidad Rincón Chamula del municipio de Pueblo Nuevo Solistahucán, en el norte chiapaneco, donde indígenas tzotziles expulsaron violentamente al alcalde Pedro Bautista Aguilar, tras un enfrentamiento con saldo de seis lesionados, ocho casas y seis autos quemados.

La localidad se convirtió en “foco rojo” electoral. La tensión prevalece en el ambiente social político, a 48 horas de los comicios de gobernador, diputados locales y presidentes municipales en el estado.

En esta demarcación, personal militar despliega retenes y patrullajes permanentes contra el narcotráfico y el crimen organizado. El Ejército mexicano ha localizado y destruido plantíos y cosechas de mariguana en comunidades de la zona.

La tensión social del poblado se agudizó la noche del martes por el enfrentamiento a tiros entre pobladores y escoltas del alcalde Bautista Aguilar, surgido del Partido de la Revolución Democrática (PRD), acusado por la asamblea de la comunidad de abuso de autoridad y de imponer a su pariente Mateo Hernández Bautista en la candidatura a la presidencia municipal por los partidos Verde Ecologista de México (PVEM) y el estatal Partido Orgullo Chiapaneco (POCH).

El centro de Rincón Chamula refleja las huellas de la batalla, con ocho casas quemadas: del alcalde, familiares y allegados políticos, así como la casa de campaña del PVEM-POCH.

Los pobladores reportaron que en el intercambio de tiros fueron heridos seis jóvenes, aunque la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) informó de cuatro, identificados como Luis Bautista Hernández, de 27 años; Lorenzo Hernández Gómez, 19; Marcelino Hernández López, 20 años, y Sebastián Bautista Hernández, de 23.

Relata hechos

Manuel Rodríguez, uno de los representantes comunitarios, relató que el enfrentamiento que inició alrededor de las 22:00 horas del martes derivó de un percance automovilístico protagonizado por la tarde entre “gente” del ayuntamiento y el agente municipal, Gerardo Pérez Bautista, quien fue trasladado a la casa del alcalde a donde llegaron “unos mil” lugareños para liberarlo.

El tzotzil detalló que el cruce “de tiros de dos horas, con armas de distintos calibres” finalizó cuando el presidente municipal abandonó la comunidad, resguardado por sus escoltas para refugiarse en la capital.

El representante dijo que el alcalde nunca atendió las necesidades y demandas ciudadanas, procedió con “prepotencia, abusos, armado” y resguardado por guaruras. El pasado 21 de este mes, dijo Rodríguez , el alcalde ordenó el traslado de imágenes religiosas del templo católico tradicional San Pedro Apóstol a una ermita construida por él, para que “en ella pudiera emborracharse sin oposición”, recordó.

Rodríguez dijo que el 17 de febrero detuvo por más de 12 horas y estuvo a punto de “ahorcar al párroco Jesús Sosa”, por reclamarle que pretendiera usar “el templo para beber”.

Juan Santis, otro indígena, dijo que el funcionario no ha respetado la religión católica de los habitantes.

Pulso Político Online/Agencias

Comentarios

Comentarios cerrados.