14°/29° 20agosto2014

Sindicalizados de confianza

Imprimir esta nota Imprimir esta nota | A A A

julio 8, 2012

José Dávalos*

Un principio básico de la libertad sindical que sustenta la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, es que los trabajadores tienen derecho de formar sindicatos, de afiliarse, no afiliarse, o dejar de pertenecer a ellos. Esta libertad la consagra la Constitución en el Artículo 123, apartado A, fracción XVI, para todos los trabajadores, es decir,  para los empleados de base y para los de confianza.

No hay razón jurídica para sostener que los trabajadores de confianza no pueden sindicalizarse, porque antes que ser de confianza son trabajadores; prestan un servicio personal y subordinado a una persona física o a una sociedad (Artículo 8 de la Ley Federal del Trabajo). Lo que diferencia a los trabajadores de confianza de los trabajadores de base es la naturaleza de sus funciones: dirección, inspección, vigilancia, fiscalización, de carácter general, y el servicio que prestan en trabajos personales del patrón en la empresa (Artículo 9 de la Ley).

En este mismo sentido, el artículo 102, apartado B, tercer párrafo de la Constitución, a partir de la reforma del 10 de junio de 2011, ya no excluye de los derechos humanos a las garantías de los trabajadores; es decir, ahora, los derechos de los trabajadores ya son reconocidos como derechos humanos. El artículo 102 mencionado dispone: los organismos defensores de derechos humanos, federal y locales, “no serán competentes tratándose de asuntos electorales y jurisdiccionales”. Antes de la reforma las comisiones de derechos humanos no eran competentes para el conocimiento de asuntos laborales.
Además , el Convenio 87 de la Organización Internacional del Trabajo, que México ha hecho suyo, en el artículo 2 establece que los trabajadores, “sin ninguna distinción (trabajadores de base y de confianza) y sin autorización previa, tienen el derecho de constituir las organizaciones que estimen convenientes, así como el de afiliarse a estas organizaciones…”

Es más, el artículo 1º de la Constitución manda: “En los Estados Unidos Mexicanos todas las personas gozarán de los derechos humanos reconocidos en esta Constitución y en los tratados internacionales de los que el Estado Mexicano sea parte, así como de las garantías para su protección, cuyo ejercicio  no podrá restringirse ni suspenderse…”

Sobre esta cuestión, el Primer Tribunal Colegiado del Vigésimo Circuito, radicado en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, emitió una importantísima tesis para sostener que el artículo 183 de la Ley Federal del Trabajo no prohíbe que los trabajadores de confianza constituyan sindicatos, sino que complementa la garantía social establecida en el artículo 123, apartado A, fracción XVI, de la Constitución (Número de tesis XX. 1º. 120 L, 9ª Época, C.C.; S.J.F. y su Gaceta, XXV, Mayo de 2007, Pág. 2220; Registro 172 313).

Esa tesis pone claridad en el tema al subrayar que el citado artículo 183 dispone que los trabajadores de confianza no pueden formar parte de los sindicatos de los trabajadores de base; que no serán tomados en consideración en los recuentos que se efectúen para determinar la mayoría en las huelgas; y, que no podrán ser representantes de los trabajadores en los organismos tripartitos laborales, como las juntas de conciliación y arbitraje, o como la comisión nacional de salarios mínimos. Luego apunta la tesis citada que “no existe prohibición o restricción alguna para que los trabajadores de confianza puedan sindicalizarse…”

Dada la naturaleza de sus funciones, los trabajadores de confianza tienen diversas modalidades como es la estabilidad en el empleo, el patrón puede negarse a la  obligación de reinstalarlos, pero debe pagar las indemnizaciones especiales señaladas en el artículo 50 de la Ley. Los directores, administradores y gerentes generales no participan en las utilidades de la empresa, los demás trabajadores de confianza sí participan. En un recuento de huelga, los trabajadores de confianza no participan en el conteo de los trabajadores de base.

La libertad sindical comprende el principio del pluralismo sindical, conforme al cual los trabajadores pueden constituir las asociaciones que deseen. Habrá que observar el desarrollo de los sindicatos de trabajadores de confianza en diversos Estados de la República, como el Sindicato Único de Empleados de Confianza de la Universidad Michoacana (SECUM); la Unión Nacional de Técnicos y Profesionistas Petroleros (UNTPP); Sindicato de Empleados de Confianza de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca (SECUABJO).

No se vale excluir a los trabajadores de confianza; tienen derecho a gozar de los beneficios que otorga la legislación laboral a todos los trabajadores.

* Dr. en Derecho y Ex Director de la Facultad de Derecho de la UNAM

josedavalosmorales@yahoo.com.mx

Comentarios

Comentarios cerrados.