| | SERVICIOS | PODERES | Facebook Twitter  
Pulso Político
Puyazo

Descalifica lo que
le desagrada

Condenaron elección a la incertidumbre

14 de abril de 2018

Así, desde aquel primer diferendo TEPJF-INE, la elección del 1 de julio quedó condenada a la incertidumbre… ojalá que no se defina en un clima similar.

Leonardo Ramírez*

Desde el primer diferendo del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación con el Instituto Nacional Electoral, la elección presidencial del 1 de julio quedó condenada a desarrollarse en medio de una incertidumbre a la que no sólo la autoridad y el árbitro han contribuido sino también partidos políticos, sus candidatos y los llamados independientes quienes se han encargado, todos, de ponerla en tela de juicio en su afán de recuperar o arribar por primera vez al poder.

Con las disputas de unos y las interminables y superfluas acusaciones entre los otros, lo único que han conseguido es alimentar las dudas de los ciudadanos en un proceso comicial que está llamado a ser el más grande e importante en la historia de México aunque, para como van las cosas, podría terminar como el más desaseado y con la mayor cantidad de irregularidades jamás registradas en la trayectoria de la aún inmadura democracia mexicana.

Ya en elecciones anteriores no era necesario hacer mucho para desincentivar la participación ciudadana que se traducía, y seguramente volverá a hacerlo, en un justificado abstencionismo, resultado de la decepción y desprestigio que prevalece desde hace décadas sobre la clase política nacional que ve en los comicios el camino para preservar el modus vivendi que les permite acceder a faustos privilegios.

Hasta el momento, de las precampañas, intercampañas y los quince días que hoy se cumplen de campañas electorales sólo queda la decepción de escuchar a árbitros y autoridades electorales en constantes descalificaciones -aunque consejeros y magistrados aseguren lo contrario- así como las promesas con poco sustento, pero sobre todo los ataques mutuos, de todos los aspirantes a la Presidencia de la República y de prácticamente todos quienes aspiran a algún cargo de elección popular.

Lejos de crear el ambiente propicio para el buen desarrollo, realización y término de tan importante contienda, las instituciones y actores responsables de procurar equidad y legalidad han fracasado tanto como aquellos quienes piden la confianza del electorado y en la confianza ciudadana se refleja.

Así, desde aquel primer diferendo TEPJF-INE, la elección del 1 de julio quedó condenada a la incertidumbre… ojalá que no se defina en un clima similar.

leonteul@hotmail.com

" "

Copyright Columna Pulso Político
Derechos Reservados, Francisco Cárdenas Cruz. Queda totalmente prohibida la reproducción parcial y total de los contenidos de este sitio sin autorización.