| | SERVICIOS | PODERES | Facebook Twitter  
Pulso Político
Puyazo
No pagarán luz
en Tabasco

Debate presidencial: Round Uno

21 de abril de 2018

Para alcanzar su meta –cambiar las tendencias- Anaya, Meade, Zavala y Rodríguez deberán tener un desempeño sobresaliente en éste y en los próximos debates. De lo contrario, el de Macuspana estaría asegurando su lugar en la silla presidencial.

Leonardo Ramírez*

Cuatro candidatos a la Presidencia de la República tendrán mañana la primera de tres oportunidades para desbancar del primer lugar de las preferencias electorales al abanderado de la coalición Juntos Haremos Historia, Andrés Manuel López Obrador, quien hasta el momento campea en la mayoría de las encuestas y se perfila como favorito para suceder en el cargo al primer mandatario, Enrique Peña Nieto. Material para hacerlo tienen y de sobra.

Todos los rivales del tabasqueño conocen sus puntos débiles y tratarán de explotarlos, hacerlos aún más evidentes, principalmente su corta habilidad para explicar aquellas propuestas que, al anunciarlas en días y meses anteriores, tantas descalificaciones le han acarreado, como amnistiar a delincuentes, dar marcha atrás a las reformas Educativa y Energética y cancelar la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de México.

Mañana en el Palacio de Minería, sede del llamado “debate” –en realidad no confrontan ideas- todos los que no cuentan con el respaldo de la mayoría del electorado irán de guerra contra el fundador del Morena y le machacarán, tanto como puedan, aquellas frases desafortunadas que en diversas entrevistas y encuentros ha pronunciado, como “la del tigre”, que de no ganar él la elección del 1 de julio podría soltarse.

Para acortar la ventaja de 22 puntos que algunas encuestas le dan a quien aspira por tercera vez a la Presidencia, se valdrá de todo. Ricardo Anaya de Por México al Frente, por ejemplo, tendrá que hacer gala de su reconocida habilidad para comunicar mientras José Antonio Meade Kuribreña, de Todos por México, apelará a la experiencia adquirida a través de su trayectoria profesional.

Ambos, si dejan de pelear entre ellos, tendrán mañana un chance de oro para confrontar, al fin, al as de la evasión, al actor central del debate organizado por el árbitro electoral y a quien ya le urge que termine lo que debe parecerle una interminable campaña proselitista.

En el que será un terreno ideal para ataques más que propuestas, también intervendrán los independientes Margarita Zavala y Jaime Rodríguez Calderón,  quienes estuvieron envueltos en la controversia por manipular firmas y cuyas posibilidades de ganar el primer domingo de julio son nulas. Aun así, no dejarán pasar la primera de tres oportunidades para cambiar una tendencia que no les favorece.

El de mañana por la noche, como se espera, será un juego de descalificaciones 4 a 1, en teoría muy atractivo, pero que en realidad estará lleno de lugares comunes -como el de hace tres días en las instalaciones del Canal Once- entre cinco candidatos a la Presidencia de la República que no logran agradar al electorado porque ellos ni sus costosos equipos de trabajo han resuelto la fórmula para lograrlo.

Para alcanzar su meta –cambiar las tendencias- Anaya, Meade, Zavala y Rodríguez deberán tener un desempeño sobresaliente en éste y en los próximos debates. De lo contrario, el de Macuspana estaría asegurando su lugar en la silla presidencial

leonteul@hotmail.com

Copyright Columna Pulso Político
Derechos Reservados, Francisco Cárdenas Cruz. Queda totalmente prohibida la reproducción parcial y total de los contenidos de este sitio sin autorización.