| | SERVICIOS | PODERES | Facebook Twitter  
Pulso Político
Puyazo

Descalifica lo que
le desagrada

Hoy comienza una nueva
historia en México

Benito Gaytán*

A la medianoche de ayer terminó la administración del Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, para dar paso a Andrés Manuel López Obrador quien tomará las riendas del país por los próximos seis años. El sexenio que concluye se va con señalamientos fuertes de actos de corrupción que nunca fueron aclarados y ni siquiera investigados y de las administraciones que se tenga memoria fue la más corrupta.

El Partido Revolucionario Institucional regresó al poder después de que fue sacado de Los Pinos, en el año 2000 por Vicente Fox quien al igual que la administración que hoy comienza utilizó como una de sus banderas el combate frontal a la corrupción, pero fue solamente una promesa pues en ese sexenio los escándalos de corrupción también estuvieron a la orden del día.

El tricolor no aprendió en esos dos sexenios en los que caminó como oposición porque regresó corregido y aumentado y desperdició la oportunidad de poder hacer bien las cosas y repetir en el poder, pero la ambición pudo más que eso. Lo que no se tomó en cuenta es que ahora existen las redes sociales y recibieron a un país muy diferente al que habían dejado 12 años antes.

Los actos de corrupción más escandalosos del sexenio se dieron a conocer, precisamente, a través de esas redes sociales y en lugar de investigar y castigarlos, prefirieron voltear hacia otro lado y al saber que éste es el país del no pasa nada, pues nada pasó. La nueva generación de gobernadores del PRI de la que tanto se ufanaba Peña, resultó peor que los priistas de antaño pues se enriquecieron a manos llenas y hoy se encuentran en la cárcel, pero no pasará mucho tiempo en que alcancen su libertad.

El hartazgo ciudadano a tanta corrupción e impunidad se hizo presente en la elección de julio pasado y es por eso que ganó López Obrador ya que los propios priistas le dejaron en bandeja de plata al país y por eso el arrollador triunfo del tabasqueño.

Después de 12 años de buscar la Presidencia de la República y de 18 de ir construyendo el camino para logar su sueño de ser Presidente de la República, López Obrador tomará protesta en San Lázaro y materializará lo que le llevó más de una década planear. Ahora su reto será cumplir lo que prometió en campaña y que no será nada fácil porque no se ve de dónde saldrán los millonarios recursos que necesita para cumplirle a sus electores.

La transición desde que ganó la elección hasta su toma de protesta tuvo una constante y fue que Peña le dejó todo el espacio, por lo que todos los días la atención y la nota la daba el tabasqueño. En el camino ha tomado decisiones que han sido muy cuestionadas como la de someter a consulta la cancelación del proyecto del Nuevo Aeropuerto de México para que sea construido en Santa Lucía, así como la consulta de sus proyectos, algo, que ha irritado a la sociedad.

Las designaciones que ha hecho de quienes lo acompañarán en su administración han sido cuestionadas porque hay de todo en su gabinete, desde personajes que han sido acusados de corrupción en el pasado hasta académicos que nunca han ocupado un puesto público o de aquellos a los que se les tiene que moldear las leyes para quitar requisitos que no cumplen para ocupar esos cargos.

El actuar del Poder Legislativo con la mayoría de Morena ha provocado la caída de la Bolsa Mexicana de Valores y el peso frente al dólar se sigue depreciando, lo que ha obligado al Presidente electo a salir a calmar a los mercados. Ese revanchismo de quienes lo acompañarán en su gobierno, solamente han ido hundiendo cada vez más al país.

Hoy comienza a escribirse una nueva página en la historia de México y es la oportunidad que tiene López Obrador de cambiar al país de todo lo que siempre criticó desde la oposición, pero debe ser cuidadoso y mesurado en su actuar. Debe de dejar ser el eterno candidato que hizo del conflicto y la polarización su modus vivendi.

Es el momento de cumplirle no solamente a quienes lo eligieron sino a todos los mexicanos porque su triunfo se lo debe a quien hoy se va y a todos aquellos que creyeron en él de que  terminará con la corrupción fue su principal bandera, ya dijo que eso será de hoy en adelante, por lo que lo más importante debe ser la congruencia y esa virtud tiene que ser la línea constante de su gobierno.

*Analista.

" "

Copyright Columna Pulso Político
Derechos Reservados, Francisco Cárdenas Cruz. Queda totalmente prohibida la reproducción parcial y total de los contenidos de este sitio sin autorización.