| | SERVICIOS | PODERES | Facebook Twitter  
Pulso Político
Puyazo
Se desgrana
la mazorca

Apenas van 100 días
de prueba-error

Benito Gaytán*

Mañana se cumplen los primeros 100 días del gobierno del Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, que en la tradición política de este país es un primer corte de caja de lo que se ha hecho y lo que viene para el resto del sexenio. Hay muchos temas que seguramente serán informados en su mensaje.

Al hacer ese primer corte de caja, uno de los principales logros ha sido aplicar la austeridad en el gobierno federal y que es música para los oídos de millones de mexicanos que votaron por él porque ese resentimiento social hacia los funcionarios públicos ha sido evidente a lo largo de los años y al quitarles esos privilegios de los que gozaban hasta diciembre pasado ha hecho que la popularidad del jefe del Ejecutivo suba como la espuma.

Ese logro ha sido opacado por lo que no se ha podido lograr ni concretar. Si bien es cierto que 100 días es un plazo corto para que se palpen resultados de lo que se ofreció en campaña, también lo es que por lo menos se podrían empezar a tener visos de que se está trabajando para sacar al país de donde se encuentra, pero la realidad es que en estos meses se han hecho anuncios rimbombantes como si todavía hubiera campaña presidencial.

Los recortes al presupuesto en dos sectores esenciales de la sociedad que son el de los niños y las mujeres han calado hondo en la sociedad. Uno por el que se dio en el apoyo a las estancias infantiles y el otro por no destinar dinero a los refugios que hay para víctimas de violencia que en la mayoría de los casos son mujeres. El argumento para el recorte en estas dos áreas es el mismo que se utiliza en todos los demás: corrupción.

Y esas acusaciones basadas en la corrupción es lo que el jefe del Ejecutivo ha utilizado como bandera y pretexto para eliminar apoyos a las organizaciones civiles o para el despido de miles de funcionarios públicos del gobierno federal o para acusar a todo aquel que cuestione sus decisiones, pero ese discurso tarde o temprano va a terminar pues hasta el día de hoy no se ha acusado formalmente a nadie ni se ha investigado sino que solamente son acusaciones sin pruebas contundentes.

La luna de miel continúa porque 100 días son pocos para empezar a dar resultados, pero sí será preocupante que a finales del presente año o principios del próximo se siga acusando y responsabilizando a gobiernos anteriores de los males de este país porque hasta hoy y quizá en unos meses más se puede seguir dando el beneficio duda, pero si pasa el tiempo y  no hay resultados, esa luna de miel comenzará a desmoronarse para entrar en la fase de divorcio.

Es un hecho que esos anuncios diarios que hace el jefe del Ejecutivo de que apoyará con miles y miles de millones de pesos a jóvenes, mujeres, adultos mayores, madres, padres o estudiantes tienen un fin: llegar al 2021 con más de 25 millones de beneficiarios de sus programas sociales para que voten por él y por Morena.

El problema es que no se puede gobernar solamente con miras a una elección sino tiene que ser con visión de futuro para que al país le vaya bien y que haya crecimiento económico, empleo, inversión y así se va a generar riqueza, luego entonces no se tendrían que crear programas sociales con el objetivo de regalar dinero para ganar votos.

En estos 100 días se tomaron decisiones que han tenido consecuencias como fueron: la cancelación de la construcción del Aeropuerto; el recorte a la burocracia y no a la alta como había prometido; el recorte del apoyo a las estancias infantiles y a los refugios para víctimas de violencia; el incremento al salario mínimo en la frontera; la construcción del Tren Maya y de la Refinería de Dos Bocas; desaparición de Proméxico y del Consejo de Promoción Turística; la modificación a la estrategia de turismo, etc.

Esa aversión hacia las calificadoras porque bajaron la calificación a Pemex, CFE e instituciones financieras, es evidente, pero estas solamente evalúan el riesgo país para emitir deuda, contraer créditos y capacidad de pago, pero este gobierno llegó al grado de decir que las quieren regular porque piensan que a través del Legislativo pueden hacer y deshacer lo que les estorbe.

Apenas van 100 días y todo parece indicar que en este primer trimestre el crecimiento va a ser cerca de cero como ya lo pronostica el Banco de México, por lo que de aquí en adelante la administración federal tendrá que comenzar a gobernar y dejar de aplicar la política de prueba-error porque eso le está costando mucho al país y por ende a los mexicanos.

*Analista

Copyright Columna Pulso Político
Derechos Reservados, Francisco Cárdenas Cruz. Queda totalmente prohibida la reproducción parcial y total de los contenidos de este sitio sin autorización.