| | SERVICIOS | PODERES | Facebook Twitter  
Pulso Político
Puyazo
Eso fue lo
que se ganó

Inseguridad: como
en los años 90

Benito Gaytán*

La violencia e inseguridad se ha incrementado a niveles preocupantes en la Ciudad de México aún y cuando la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, se reúna de lunes a domingo con su gabinete de seguridad pues parece que solamente ellos saben qué acuerdan porque no se ve que lo que proponen en esas reuniones esté teniendo resultados.

En el sexenio anterior con Miguel Ángel Mancera, se presumía que la seguridad estaba controlada ya que los delitos que ocurrían, según él, eran hechos aislados cuando en realidad fue en su administración cuando los cárteles de la droga comenzaron a operar de manera libre e impune en la capital del país.

Y al igual que quien gobierna al país, Sheinbaum le echa la culpa a las adminsitraciones anteriores de lo que está ocurriendo ahora en la ciudad de México. Esa forma de gobernar y buscar culpables no es la mejor opción pues los ciudadanos lo que buscan es resultados y vivir seguros, pero parecería que eso es lo menos le importa a la jefa de Gobierno. Ella está más preocupada haciendo sus “tequios” cada fin de semana, que nos es más que los ciudadanos trabajen por su comunidad sin remuneración.

La inseguridad que hoy se vive es la misma de los años 90, cuando se dispararon los asaltos, secuestros y robo de auto partes, por ejemplo. Y las historias que se escuhaban en la mesas de los hogares de los capitalinos era el robo a algún amigo o familiar, como si quien lo estaba contando sintiera que le fuera a suceder lo mismo en cualquier momento.

Esas mismas historias son las que ahora se vuelven a escuchar en todos lados y esperando a que quien lo cuente no le vaya a suceder. El problema de la inseguridad comenzó a disminuir en los tiempos de cuando el hoy Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador gobernaba la ciudad y también cuando el hoy Secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, hizo lo propio.

En los tiempos de López Obrador y Ebrard, la colusión entre autoridades y delincuentes seguramente también existía pero encontraron la fórmula para que disminuyeran los delitos y se respirara un clima de seguridad que hoy se perdió y que no se ve en un corto plazo que los ciudadanos vuelvan a sentirse como cuando gobernaban aquellos.

La impunidad con la que se cometen los delitos en la Ciudad de México es inverosimil pues solamente así se puede entender que la policía haga su labor de detener a los delincuentes y en unas cuantas horas se encuentran libres y la bolita se la echan entre la Procuraduría y los jueces donde se culpan unos a otros de que los delincuentes anden por la vida con la impunidad bajo el brazo.

La jefa de Gobierno lleva cinco meses en el cargo y los delitos crecen día con día sin que ella ni su gabinete de seguridad puedan hacer algo al respecto. El tiempo pasa y hasta ahora no hay una estrategia definida para combatir los delitos que se cometen todos los días. No debe ser fácil gobernar un monstruo de ciudad como lo es la capital del país, pero si Sheinbaum decidió competir y ganar la elección, ahora es su responsabilidad de que a la Ciudad de México le vaya bien.

Y al igual que el jefe del Ejecutivo, ella debe de dejar de culpar también a las administraciones anteriores de lo que sucede en la ciudad y ponerse a trabajar y buscar la forma de que los ciudadanos puedan caminar por sus calles a cualquier hora del día sin tener que preocuparse si los van a asaltar y que les quiten sus pertenencias en el mejor de los casos pues el único consuelo que le queda a los ciuadanos cuando los asaltan es que no les hicieron nada y que lo material de se reupera.

El intento de asalto que sufrió el escolta del periodista Héctor de Mauleón en el cual mató a uno de los delincuentes que le quisieron quitar el automóvil, es solamente uno de los cientos de delitos que suceden todos los días y que evitó ser procesado por homicidio porque pudo demostrar que fue en defensa propia.

Es necesario que Sheinbaum actúe pronto en contra de la delincuencia organizada y no organizada porque todavía está a tiempo de que el problema de la inseguridad no se le salga de las manos ya que si no lo hace, los ciudadanos regresarán a vivir los tiempos de los noventa y eso sería el acabose para la Ciudad de México que también sufre de otro tipo de problemas.

*Analista

Copyright Columna Pulso Político
Derechos Reservados, Francisco Cárdenas Cruz. Queda totalmente prohibida la reproducción parcial y total de los contenidos de este sitio sin autorización.