| | SERVICIOS | PODERES | Facebook Twitter  
Pulso Político
Puyazo
Oootro atropello
constitucional

Alertan por misiones sin control de CO2

10 de julio de 2019

 Las emisiones de dióxido de carbono (CO2) pueden desencadenar un reflejo en el ciclo del carbono con consecuencias devastadoras al planeta, afirmó Daniel Rothman, profesor de geofísica y codirector del Centro Lorenz en el Departamento de Ciencias de la Tierra, Atmosféricas y Planetarias del MIT.
En 2017, Rothman anunció que “para finales de este siglo, es probable que el planeta alcance un umbral crítico, basado en la rápida velocidad a la que los humanos están agregando dióxido de carbono a la atmósfera. Cuando crucemos ese umbral, es probable que pongamos en marcha un tren de carga de consecuencias, que potencialmente culminará en la sexta extinción en masa de la Tierra”.

Desde entonces, el investigador ha tratado de comprender mejor esa predicción y, de manera más general, la forma como responde el ciclo del carbono una vez que supera un umbral crítico.

“En el nuevo documento, ha desarrollado un modelo matemático simple para representar el ciclo del carbono en el océano superior de la Tierra y cómo podría comportarse cuando se cruce este umbral”.

Señaló que “cuando la velocidad a la que el dióxido de carbono ingresa en los océanos supera un cierto umbral, ya sea como resultado de una estallido repentino o una afluencia lenta y constante, la Tierra puede responder con una cascada de retroalimentación química desbocada, lo que lleva a una acidificación extrema del océano que amplifica los efectos del disparador original”.

“Este reflejo global causa enormes cambios en la cantidad de carbono contenido en los océanos de la Tierra, y los geólogos pueden ver evidencia de estos cambios en las capas de sedimentos preservados durante cientos de millones de años”, apuntó en un estudio publicado en el sitio web del Departamento de Ciencias de la Tierra, Atmosféricas y Planetarias del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés).

Rothman examinó estos registros geológicos y observó que “durante los últimos 540 millones de años, la reserva de carbono en el océano cambió bruscamente, luego se recuperó, docenas de veces de una manera similar a la naturaleza abrupta de una espina neuronal. ‘Esta excitación del ciclo del carbono ocurrió más dramáticamente cerca del momento de cuatro de las cinco grandes extinciones masivas en la historia de la Tierra'”.

Los científicos atribuyen diversos desencadenantes a estos eventos y que los cambios en el carbono oceánico que siguieron fueron proporcionales al desencadenante inicial; por ejemplo, “cuanto más pequeño es el desencadenante, menor es la lluvia ambiental”, apuntó la investigación.

“¿Qué tiene todo esto que ver con nuestro clima moderno?. Los océanos están ahora absorbiendo carbono alrededor de un orden de magnitud más rápido que el peor de los casos en el registro geológico: la extinción final del Pérmico”, consideró.

“Los humanos solo han estado bombeando dióxido de carbono a la atmósfera durante cientos de años, en comparación con las decenas de miles de años o más que tomaron las erupciones volcánicas u otras perturbaciones para desencadenar las grandes interrupciones ambientales del pasado y ¿podría el aumento moderno de carbono ser demasiado breve para provocar una interrupción importante?”.

Rothman destacó: estamos “en el precipicio de la excitación”, y si ocurre, el pico resultante, como se evidencia a través de la acidificación de los océanos, la extinción de especies y más, es probable que sea similar a las catástrofes globales del pasado.

“Una vez que hayamos superado el umbral, la forma en que llegamos allí puede no importar. Una vez que lo superas, estás tratando con cómo funciona la Tierra, y sigue su propio camino”, refirió el investigador .

De acuerdo con la publicación, los científicos apuntan que “cuando el dióxido de carbono de la atmósfera se disuelve en el agua de mar, no solo hace que los océanos sean más ácidos, sino que también disminuye la concentración de iones de carbonato. Cuando la concentración de iones de carbonato cae por debajo de un umbral, las capas de carbonato de calcio se disuelven”.

“Las conchas, además de proteger la vida marina, proporcionan un ‘efecto de lastre’, que pesa a los organismos y les permite hundirse en el fondo del océano junto con el carbono orgánico detrítico, eliminando el dióxido de carbono de la parte superior del océano. Pero en un mundo donde aumenta el dióxido de carbono, menos organismos calcificantes deberían significar que se elimina menos dióxido de carbono”, puntualizó.

Pulso Político On Line/ Notimex/ Foto: Internet

Copyright Columna Pulso Político
Derechos Reservados, Francisco Cárdenas Cruz. Queda totalmente prohibida la reproducción parcial y total de los contenidos de este sitio sin autorización.