| | SERVICIOS | PODERES | Facebook Twitter  
Pulso Político
Puyazo
Continúa el
desmantelamiento

Primer tropiezo de
la Guardia Nacional

Benito Gaytán*

Esa euforia y júbilo mostrada el lunes por el Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, a un año de su arrollador triunfo en julio del año pasado debió apagarse dos días después, cuando efectivos de la Policía Federal salieron a tomar la base de operaciones en Iztapalapa para manifestarse en contra de formar parte de la Guardia Nacional.

Esa protesta obedeció a que sus salarios y prestaciones se verán afectados una vez que formen parte de ese nuevo cuerpo de seguridad y a las descalificaciones de las que han sido objeto por parte del jefe del Ejecutivo que de corruptos no los baja, además de que el adiestramiento que recibirían ya no sería policial sino militar.

Apenas el domingo pasado se presentó formalmente a la Guardia Nacional en el Campo Marte que estaría integrado por miembros que formaban parte de la Policía Militar, Naval y Federal, pero a solo unos días de su presentación comenzaron las primeras protestas de policías federales que están en contra de formar parte de aquélla.

Y solo hace un par de semanas el Comisionado del Instituto Nacional de Migración, Francisco Garduño Yáñez, señaló que los policías desplegados en el sureste del país eran “fifís” por quejarse de las condiciones insalubres en la que se encuentran los campamentos a donde fueron enviados, porque estaban acostumbrados a hoteles y buffets.

La Policía Federal ha sido reconocida internacionalmente, lo que contrasta con los dichos del jefe del Ejecutivo de que está podrida y llena de corrupción, por lo que la pregunta que surge es ¿entonces para que la llevan a formar parte de la Guardia Nacional, si todos son corruptos? y más cuando la bandera de aquel es acabar con la corrupción, aunque seguramente para él ya acabo con ella, por lo menos en el discurso.

Hay un principio general de derecho que señala que “quien acusa, está obligado a probar”, por lo que si esa corporación y la mayoría de quienes trabajaron en gobiernos anteriores han sido acusados de corruptos, entonces que se presenten las pruebas correspondientes y se actúe conforme a la ley, pero lo que no se vale es decir tal o cual es corrupto, solamente porque lo digo yo.

Esa protesta de los policías federales es legítima pues no se les puede obligar a formar parte de una corporación o que sean afectados en sus derechos laborales porque, así como a ellos, a miles de ex funcionarios públicos que fueron obligados a renunciar a dependencias y organismos con el pretexto de la austeridad, les fueron violados sus derechos laborales, como a los que siguen trabajando en el gobierno y que les bajaron sueldos o les quitaron prestaciones.

Y lo peor es que ni siquiera esos recursos van a ser destinados para sacar a los pobres adelante sino solamente es para tener clientes electorales con miras a la elección del 2021, es decir van a regalar el dinero, al igual que los ahorros que se tengan con la nueva Ley de Austeridad y que serán parte de una partida secreta cuyo fin es conseguir votos, porque eso de que esa partida la va a manejar Hacienda y no López Obrador, para el caso es lo mismo.

La creación de la Guardia Nacional ha sido cuestionada desde el principio cuando se pretendía que fuera militar y no civil quien la dirigiera, porque quien la encabeza es un militar y si a eso se suman las protestas de quienes hoy forman parte de la Policía Federal y que se niegan a integrarse a las filas de aquella, es apenas la primera rebelión en la granja que está teniendo consecuencias porque se trata de quienes velan por la seguridad de los ciudadanos.

Y el jefe del Ejecutivo acusa que hay “mano negra” detrás de esas protestas, pero la realidad es que son servidores públicos que piden se les trate bien, que no se les acuse de corruptos y que se respeten sus derechos laborales, pero este gobierno se ha caracterizado por aventar el anzuelo y si no hay reclamos, las cosas siguen adelante, pero si hay malestar, entonces se echa para atrás.

El riesgo que se corre de que no se respeten los derechos laborales de los policías federales y renuncien, es que seguramente pasarán a engrosar las filas del crimen organizado que hoy se está frotando las manos para reclutarlos y aprovechar su formación y conocimientos, pero parece que eso tiene sin preocupación a quienes hoy gobiernan.

*Analista

Copyright Columna Pulso Político
Derechos Reservados, Francisco Cárdenas Cruz. Queda totalmente prohibida la reproducción parcial y total de los contenidos de este sitio sin autorización.