| | SERVICIOS | PODERES | Facebook Twitter  
Pulso Político
Puyazo
Nuevo motivo
de división

Renuncias, solo
golpes mediáticos

Benito Gaytán*

La súbita renuncia de Carlos Romero Deschamps a la dirigencia del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana llama la atención ya que después de la del ex ministro Eduardo Medina Mora, confirma que la estrategia para quitarlos del camino es que la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda los intimide con congelar sus cuentas bancarias para que una vez que se separen de sus cargos, descongelárselas.

Una vez que renuncian y después de dar la nota en los medios, desaparecen. El ejemplo es Medina Mora que cuando publicó su carta de renuncia, no se presentó en el Senado para explicar la causa grave que establece la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos para que un ministro de la Corte renuncie. Lo mismo sucederá con Romero Deschamps.

Esos casos quedarán en la impunidad pues las investigaciones se realizarán a medias y solamente es un golpe mediático que es lo que le interesa al nuevo gobierno ya que la vara con la que miden a los corruptos de antes no es la misma con la que se podría medir a quienes hoy se desempeñan como funcionaros públicos.

Santiago Nieto, titular de la Unidad de Inteligencia Financiera se ha convertido en el verdugo de quienes abusaron del poder en el pasado y no es casual que en los próximos días rueden más cabezas. Parecería que busca quien le pague el haberlo destituido como Fiscal para la Atención de Delitos Electorales en el sexenio anterior porque indagaría los supuestos sobornos de 10 millones de dólares que recibió el ex director de Pemex, Emilio Lozoya, para financiar la campaña del ex Presidente de la República, Enrique Peña Nieto.

La salida del ex dirigente petrolero causó furor en las redes sociales ya que al fin alguien se habían atrevido a destituirlo, pero esa euforia, al igual como lo fue cuando capturaron a Elba Esther Gordillo ex líder del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación se diluirá pronto pues no se le va a encarcelar sino solamente se le obligó a renunciar seguramente con la amenaza de que si no lo hacía, actuarían en su contra.

Esos golpes mediáticos son los que utiliza este nuevo gobierno para distraer la atención del problema de inseguridad y violencia que ha escalado a niveles del sexenio de Felipe Calderón. En esta semana hubo crueles enfrentamientos en Michoacán y Guerrero en donde fallecieron 28 personas en ambos sucesos y casualmente la nota la dio la renuncia de Romero Deschamps.

Un signo distintivo de este gobierno al igual que los anteriores ha sido el de buscar alguna distracción cuando la presión está sobre el Presidente de la República y es cuando sale la “caja china”. En este caso fue la salida del ex líder petrolero o cuando detuvieron a Rosario Robles o a Juan Collado, esos han sido los distractores para desviar la atención de lo que ocurre en el país.

Resulta curioso que el Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, un día denosta a los medios y se va contra ellos y, otro, les da algo con qué entretenerse para que no publiquen los problemas que le incomodan, como la “ley Bonilla”, pues no solamente la inseguridad y violencia está a la orden del día sino continúa el desabasto de medicamentos y falta de suministros en los hospitales públicos, por mencionar algunos.

Los primeros trofeos de su lucha contra la corrupción fueron Robles y Collado mientras que Medina Mora y Romero Deschamps quedarán en el olvido o podría suceder lo mismo que con Gordillo, que después de haber estado supuestamente encarcelada en el sexenio anterior, salió y se le devolvieron todos sus bienes y hoy se pasea con su impunidad bajo el brazo.

Es necesario que la lucha contra la corrupción sea en serio y llegue hasta las últimas consecuencias, porque si solamente van a ser golpes mediáticos para distraer la atención de los problemas que realmente aquejan al país, la famosa lucha contra aquel cáncer solamente será enfrentada y ganada en el discurso porque en los hechos las cosas seguirán igual.

El “emblema” de este gobierno es la lucha contra la corrupción y la impunidad, pero hasta ahora al igual que la violencia e inseguridad han sido derrotadas en los discursos, porque en los hechos no pasan de ser golpes mediáticos y nada más.

*Analista


Copyright Columna Pulso Político
Derechos Reservados, Francisco Cárdenas Cruz. Queda totalmente prohibida la reproducción parcial y total de los contenidos de este sitio sin autorización.