| | SERVICIOS | PODERES | Facebook Twitter  
Pulso Político
Puyazo
Tira la piedra y
esconde la mano

Gregorio Ortega Molina

Apocalipsis ahora

*Es muy posible que el apocalipsis no se produzca por un choque de planetas, porque se extinga el Sol o una guerra atómica, sino por la degradación del medio ambiente propiciada por la codicia.

Gregorio Ortega Molina*

Cuánta satisfacción no habrán sentido los integrantes y directivos de los laboratorios industriales en los que descubrieron las fibras sintéticas y el plástico… revolucionaron la industria, momentáneamente abarataron costos y suavizaron las tareas de las amas de casa con las telas que no requieren plancharse, entre otros beneficios.

El precio a pagar fue y es otro. Fumigaron la industria henequenera, tiraron los precios del algodón y el lino, aunque ahora las prendas de vestir 100 por ciento elaboradas con esas fibras naturales, son símbolo de estatus social y recomendadas por la dermatología para los delicados de la piel. Es tanta la contaminación de las aguas y el aire, tan fuerte el perfume de los jabones, que resultó necesario fabricar jabones neutros y cremas especiales para el cuidado de la epidermis.

Crearon nuevas necesidades para una élite que tiene con qué pagarlos, por eso vemos personas que parecen sarnosas o con tiña, pero lo único que padecen son diversas manifestaciones de irritación en su piel.

En cuanto a lo del plástico, éste representa un grave peligro para el futuro. Los humanos son contradictorios. En su afán de inmortalidad, sustituyeron el vidrio para envasar por un producto sintético que no es biodegradable. Puede reciclarse, no destruirse; sin embargo, en el afán de producir riqueza para unos cuantos, muchos de los productos modernos que hoy se fabrican, salen de las factorías con fecha de caducidad, porque el propósito es que sean sustituidos lo más pronto posible. Lo mismo una prenda de vestir, que un mueble, que utensilios de cocina o electrodomésticos, que celulares y computadoras de uso personal. Hay que gastar para vivir.

Pero el plástico se cuece aparte. Y como no hallan qué hacer con los desechos domésticos e industriales de ese material, terminan contaminando la tierra y los mares en los cinco continentes y, además, poniendo en riesgo de extinción numerosas especies, cientos de miles que se los tragan y mueren, o que padecen al vivir en un ambiente que se degrada sin que nada pueda hacerse para evitarlo.

La minería destruye el medio ambiente, entre las industrias extractivas la que más contamina, quizá, es el carbón, porque ha de usarse, y en este gobierno dan luz verde a CFE para que mantengan vivas las termoeléctricas que usan de ese mineral que, al quemarse, vuelve irrespirable el aire y produce enfermedades pulmonares irreversibles. Pero estamos en la 4T.

Es muy posible que el apocalipsis no se produzca por un choque de planetas, porque se extinga el Sol o una guerra atómica, sino por la degradación del medio ambiente creada a impulsada por la codicia de la industria, los laboratorios y los barones del dinero. Por el deseo de inmortalidad de los políticos.

www.gregorioortega.blog             @OrtegaGregorio

Florero, sólo de los gringos

*No nos equivoquemos, el actual titular del Poder Ejecutivo parece encarnar un proyecto ajeno a lo que idearon, en su momento, los padres de la Independencia y los constructores del México de instituciones que hoy desarticulan y someten a cirugía mayor, sin saber siquiera cuál será el resultado.

Gregorio Ortega Molina*

¿Es importante haber propuesto la cancelación de la Iniciativa Mérida? Los programas policiacos, administrativos, políticos y de cooperación binacional de la 4T para dar salida a lo que con ella se pretendió, ahora corren por otras vías, algunas a cargo del secretario de las Relaciones Exteriores, otras conducidas directamente por el presidente constitucional de todos los mexicanos.

Hacer público lo que era un hecho es sólo asunto de imagen, para simular que se toma distancia de las exigencias de la Casa Blanca, cuando en realidad sucede lo contrario. Lo que no se tolera en el hogar, se sufre con paciencia y una sonrisa si viene del exterior, concretamente de Washington.

Para financiar la marcha del último 5 de mayo, no se entró por la puerta de atrás al despacho de Manuel Camacho Solís. Los recursos, ahora, no provienen de fuentes oficiales, porque actualmente no se simula la oposición, no se tolera el autoflagelo, de allí las respuestas que muestran la verdadera incomodidad de lo que no puede tolerarse: no soy monedita de oro…. No soy florero.

Pero, qué pensar, lector, cuando a estas alturas ya puede intuirse que el AICM-Texcoco se canceló para servir a los intereses extranacionales, o que el tren maya es un proyecto añejo para contribuir a frenar el narcotráfico y la migración ilegal, que ahora es incontenible como consecuencia de los requerimientos de reactivación de la economía estadounidense, que este año crecerá mientras el PIB mexicano se empequeñece, como si padeciera de impotencia.

Es desconcertante lo que ocurre en el país, porque el gobierno no muestra proyecto de nación ni ideología; lo mismo ocurre con la oposición formal y la que está en ciernes. Buscar el poder como lo encontró el actual presidente constitucional de los mexicanos, ya no es posible, nunca segundas partes fueron buenas. Lo que se requiere es crear agenda.

¿Podrá lograrlo el club político México Libre Libertad con Responsabilidad? Lo que se requiere es la reconceptualización del proyecto de país, y que los dirigentes expongan sus yerros, busquen la reconciliación de todos los mexicanos, para detener la política de odio, similar a la que sucedió en Francia en cuanto llegó la liberación.

No nos equivoquemos, el actual titular del Poder Ejecutivo parece encarnar un proyecto ajeno a lo que idearon, en su momento, los padres de la Independencia y los constructores del México de instituciones que hoy desarticulan y someten a cirugía mayor, sin saber siquiera cuál será el resultado.

Florero aquí, jamás, el agua con que lo llenan viene de Estados Unidos.

www.gregorioortega.blog                         @OrtegaGregorio

Estado que se empequeñece, gobierno que se disminuye

*Lo cierto es que jibarizaron al Estado y disminuyeron al gobierno. Así se anuncia el futuro

Gregorio Ortega Molina*

El presidente constitucional de todos los mexicanos se encrespa fácilmente. Es poseedor de un ego hipersensible, y poco o nada percibe el daño que hace a su proyecto histórico, a la nación y a palabras que en su discurso pierden significado: verdad, mentira, prioridades… Lo más importante deben ser los vivos… lo demás, se irá acomodando.

Lector, observe los sucesos con serenidad y pregúntese: ¿aeropuerto de Texcoco fue el proyecto de un Estado grande, o pequeño? ¿Y santa Lucía? Desemplear a la burocracia, empequeñecer a las instituciones por número de funcionarios, programas y proyectos, ¿no equivale a empequeñecer al Estado? ¿Fusionar, no es disminuir?

Naturalmente no se trata de confundir lo grandote con lo eficaz, pero tampoco se trata de engañar asegurando al México bueno y sabio que se ahorra, y no se está en un subejercicio presupuestal. ¿Alguien tiene idea de lo que cuesta desacelerar el ritmo de crecimiento para cumplir a raja tabla con el programa de austeridad? Insisto, la corrupción no es exclusivamente pecuniaria, hay otra más perversa e irreversible: contribuir a la disminución del país en esa idea de patria e identidad que puede coexistir con la globalización. El Brexit está en un impasse debido a que han comprendido, los británicos, que los súbditos de las naciones no pueden desprenderse de lo que en esencia son.

Comprenderlo no es difícil, por algo se acuñó el término genocidio. ¿Por qué los kurdos insisten en denunciar al gobierno de Turquía por el genocidio de que fueron objeto? ¿Y los armenios? Ahora resulta claro que los pueblos originarios de América fueron y son sujetos de esa práctica civilizatoria, de esa reingeniería social, y, sin embargo, entre el criollismo y el mestizaje surgió esa genética que contribuye, en gran medida, a determinar lo mexicano, la identidad, la patria.

El actual gobierno se ha empequeñecido al disminuir al Estado, en cuanto comparte el poder soberano en la frontera sur, para que sean otros los que determinen las políticas migratorias; también en el instante en que asegura que la Iniciativa Mérida se acabó, pero la colaboración con la DEA y otras agencias de Estados Unidos, subordinan. La línea que separa la seguridad geo regional y nacional de Estados Unidos, con el resultado que se espera del proyecto de integración al bloque de América del Norte, se borró en cuanto el presidente de todos los mexicanos declaró “ya cumplimos”, en referencia a la legislación laboral.

Lo cierto es que jibarizaron al Estado y disminuyeron al gobierno. Así se anuncia el futuro.

www.gregorioortega.blog              @OrtegaGregorio

Ejército y poder

*Hay el propósito de purificar a México; empiezan, ya, a instalar la piedra de los sacrificios

Gregorio Ortega Molina*

¿Qué legitiman las Fuerzas Armadas cuando se subordinan al poder constitucional y civil? ¿Deben, los líderes militares, mantener un perfil bajo, o transformarse en actores principales cuando se aspira a un cambio de régimen, porque el proyecto de nación existente fue traicionado y por ello dejó de ser funcional?

México, como idea de patria y concepto de identidad nacional está en un impasse, porque los que gobernaron a partir de 1982 dejaron un tiradero, y los que llegaron con la alternancia temen o son incapaces de llevar al país a la transición. Si el proyecto es la restauración, la analogía está en la República de Weimar y la militarización como consecuencia; si la reforma del Estado anida ya como proyecto en quienes gobiernan, el creciente poder de las Fuerzas Armadas es un riesgo innecesario. Tratarlas con zalamería es insano, deslindarlas de sus complicidades, también.

Están las hipótesis del argentino Juan José Saer. El vacío ideológico es sustituido por la fuerza de las armas. Prefiero la apuesta de María Zambrano formulada en Persona y democracia. La cita es larga, consume el espacio, pero es imprescindible.

“El sacrificio del privilegio, del lujo máximo de vivir individualmente en beneficio de un Estado que conduce -a ese precio- a una sociedad futura, donde el individuo no tiene ya por qué estar en divergencia, ni en oposición con la sociedad, donde se sentirá en tal unidad como la parte de un todo o el miembro de un organismo. Y no sólo eso. Como es sabido ha habido quien ha realizado ese sacrificio, llegando hasta a acusarse a sí mismo de actos que no cometió, poniéndose la máscara que tal sacrifico requería. Pues como en las religiones más antiguas, se ha vuelto en ciertos lugares de Europa al uso de la máscara; máscara del que exige el sacrificio y a través de la cual se hace eficaz; máscara bajo la cual muere el sacrifico, pero su sola muerte no valdría. Ha de morir con una figura -determinada-, ha de morir no él, el individuo en cuestión que se sacrifica por la sociedad futura, sino un alguien, autor de determinadas acciones, y no de otras, portador de determinados daños y peligros… alguien que no existió, en verdad. Se trata, pues, de un extraño sacrificio; el de un personaje al cual ha de servir una persona humana viviente. Se trata de entrar bajo una figura hueca, fabricada de acuerdo con unos fines cambiantes bajo la cual alguien ha de introducirse para que sea verdadera. De hacer verdad una tragedia, como si en las representaciones de la Tragedia griega el actor que representa a Edipo hubiera tenido que arrancarse los ojos de verdad, sin haber en su vida cometido una falta”.

Hay el propósito de purificar a México; empiezan, ya, a instalar la piedra de los sacrificios.

www.gregorioortega.blog        @OrtegaGregorio

Pleitos por la lana

*Lector, ¿en qué crees que usan el dinero negro que llega a manos de los políticos? Exacto, lo sabes, en intentar quedarse, afianzarse en el poder

Gregorio Ortega Molina*

Incrementar la recaudación fiscal va a estar cañón. Desempleo, salarios castigados, ISR a pensiones y jubilaciones, comercio informal, evasión, créditos fiscales, condonación de impuestos y, además súmale el outsourcing. Carlos Urzúa y su grupo han de hacerse cruces para ver de dónde sacan el billete para los proyectos del patrón.

Y no es que sean incapaces, que no lo son, pero la tela sobre la que han de cortar dista mucho de ser nueva y, como se señala en el Evangelio, al estirarla se rompe. Claro que nos referimos al tejido social, de por sí ya confrontado a cuenta de las diatribas mañaneras. Puro escarnio, cero justicia, ni un expediente abierto en contra de la corrupción. La lucha contra los jueces estará harto difícil.

La pista sobre la cual debe correr la 4T está jabonosa, porque los líderes se muestran cortos en asuntos de lenguaje para conciliar, para que la República amorosa pase del dicho al hecho.

Inmerso en estas lucubraciones, del Senado de la República informan que el senador de Movimiento Ciudadano, Samuel García Sepúlveda, celebró que los empresarios estén ganando amparos contra la Ley de Ingresos de la Federación que impedía la compensación Universal.

 “De acuerdo a los últimos amparos a favor de las empresas, el juez determinó que es ilegal; además, la medida no acabará con la evasión y venta de facturas.

“El juez concluye que la figura es ilegal, que haciendo un test de proporcionalidad que hoy está de moda en la Suprema Corte, ésta medida no necesariamente va a terminar con la venta de facturas y el uso indebido de los impuestos.

 “Inclusive que pagarían justos por pecadores, porque por ir por unos cuantos afectarían a todos”.

También indicó el senador García que el SAT ya cuenta con las herramientas suficientes para ir por los factureros o eloutsourcing; es cuestión de que use sus facultades de revisión y auditoría fijadas en el Código Fiscal de la Federación.

No es posible que si los contribuyentes tienen un derecho adquirido a compensar en materia fiscal un impuesto federal con otro, como sucede en la materia civil y mercantil, en una ley de ingresos querían modificar tal derecho y afectar a los contribuyentes.

Pero le buscarán por otro lado, o pedirán revisiones, o presionarán con auditorías, porque si no cuentan con los recursos fiscales suficientes, pues recurrirán al manido expediente de la corrupción, porque, lector, ¿en qué crees que usan el dinero negro que llega a manos de los políticos? Exacto, lo sabes, en intentar quedarse, afianzarse en el poder.

www.gregorioortega.blog               @OrtegaGregorio

La verdadera secretaría de Hacienda

*LEA, por haber sido secretario de Gobernación, tuvo el control absoluto de los asuntos políticos, pero para hacerse con el poder total fue necesario controlar la secretaría de Hacienda. Aprendieron la lección.

Gregorio Ortega Molina*

Hay realidades de fácil comprensión para todos: si el presidente constitucional de todos los mexicanos concentra el poder en contra de toda lógica democrática, Raquel Buenrostro, oficial mayor de SHCP concentra todas las adquisiciones y nombramientos de índole federal. Ergo, debemos preguntarnos ¿quién manda en Hacienda?

Es motivo para pensar en los juegos de espejos, en la inutilidad de esforzarnos por interpretar lo que no requiere interpretación. Recuerdo mis lecturas de la obra de Humberto Eco, concretamente De los Espejos y Otros Ensayos. Busco el libro, voy a mis subrayados, y en la página 65 me reencuentro con lo siguiente:

“El Hiperrealismo denuncia que la realidad, tal como estamos habituados a verla, es consecuencia de una manipulación mecánica y, por tanto, proclama públicamente su falsedad programática. En cambio, el Hiporrealismo, el Irrealismo, el Pictoricismo de Estado y el Academicismo de la pintura nazi intentan hacer creer en la realidad que representan. No declaran su falsedad, la ejercen subrepticiamente. El Hiporrealismo es embustero porque quiere hacernos creer que dice la verdad, mientras que el Hiperrealismo aclara en seguida que está diciendo mentiras. Esa es la gran diferencia entre los dos…

“Y tal vez la dificultad para reconocer hasta qué punto pueden mentir las imágenes sea la misma que se experimenta para reconocer las mentiras del Poder.

“Es difícil rasgar el Velo de Maya”.

Actualmente esa percepción de la realidad se dificulta más. Están el tiempo real, las redes sociales y su arsenal constante para imponer una versión de lo que “debe” ser, pero no es, porque lo importante es satisfacer las necesidades del poder. Pero hay actitudes, gestos, órdenes incontrolables: “Que lo compre Raquel; que Raquel lo resuelva; que Raquel lo vea”. ¿Hay necesidad de buscar otra expresión de la realidad para saber quién es la autoridad en SHCP?

¿Cuál es la función de Carlos Urzúa? ¿Y la de los subsecretarios? No hay interpretación posible. El control de los recursos fiscales es, quizá, la sangre del poder político y su concentración. ¿Qué le dijo Luis Echeverría Álvarez a Hugo Borman Margáin Gleason antes de despedirlo?: Hacienda se maneja desde Los Pinos.

LEA, por haber sido secretario de Gobernación, tuvo el control absoluto de los asuntos políticos, pero para hacerse con el poder total fue necesario controlar la secretaría de Hacienda. Aprendieron la lección.

www.gregorioortega.blog            @OrtegaGregorio

¿Rincón no y Riobóo sí?

*¿Lloró el compadre Castillo? ¿Le reclamó su mujer? ¿Brindó Riobóo con Yasmín en cuanto el Senado la convirtió en la señora ministra de la SCJN? A saber, pero de seguro el presidente constitucional de todos los mexicanos, festejó… ya no más sombras ni miedo.

Gregorio Ortega Molina*

Molesta el silencio del Filósofo de Güemes. Con lo que ocurre en el ámbito político mexicano, su filosa lengua, su ocurrencia, su inteligencia, atemperarían los ánimos. Las sonrisas de los mexicanos se apagan, la tendencia es que pronto desaparezcan, para ser sustituidas por las gesticulaciones producto del odio entre “hermanos”.

Desconozco las razones legales o éticas para desposeer de una licitación legítimamente ganada al compadre Miguel Rincón. No era su primer triunfo, llevaba años surtiendo el papel de los libros de texto gratuito, pero había que taparle el ojo al macho, dar la imagen de una imparcialidad ética y moralmente inatacable.

Imposible concederle ese gesto de empatía al presidente constitucional de todos los mexicanos, porque he aquí que hace apenas unas semanas, los verdaderos impedimentos éticos y morales y los conflictos de interés fueron hechos a un lado, para sostener en la terna de candidatos a suceder a Margarita Luna Ramos en el cargo de ministro de la SCJN, a la señora Yasmín Esquivel Mossa, esposa de José María Riobóo, constructor y asesor del presidente en temas como la construcción del nuevo aeropuerto en la base aérea de Santa Lucía.

Pienso en la frase atribuida a Benito Juárez y en las posibilidades de su paráfrasis: a los compadres justicia, a los amigos justicia y gracia, y el término o la condición de amigo puede ser sustituida por palabras diversas que muestran el verdadero talante de quien manda, por encima de la ley para aplicar lo que él entiende por hacer justicia.

¿Riobóo sí, pero el compadre Rincón no? ¿Hay diferencia? El conflicto de intereses es idéntico. Por ello releo:

Que se abra ante mí el camino de mis lágrimas.

Porque ahora soy el artesano de mi alma.

No temo ni a las bestias ni a los hombres,

ni al invierno, ni al frío ni a los vientos.

El día que vaya hacia el bosque de sombras, de odios y miedo,

que me perdonen mis errores, que me perdonen mis yerros.

Yo, que no soy más que un pequeño viajero,

que no soy más que las cenizas del viento, el polvo del

tiempo.

Tengo miedo.

Tengo miedo.

Somos los últimos Hombres, y nuestros corazones, llenos

de rabia, no latirán mucho más tiempo.

¿Lloró el compadre Castillo? ¿Le reclamó su mujer? ¿Brindó Riobóo con Yasmín en cuanto el Senado la convirtió en la señora ministra de la SCJN? A saber, pero de seguro el presidente constitucional de todos los mexicanos, festejó… ya no más sombras ni miedo.

www.gregorioortega.blog           @OrtegaGregorio

Ya cumplimos

*Sí, ya cumplieron, lo que significa que si los gringos no lo exigen, no se hace. Es, como sostengo, la continuidad del proyecto neoliberal. ¿O no?

Gregorio Ortega Molina*

El lenguaje coloquial, “campechano” y llano usado desde el poder, puede prestarse a equívocos e interpretaciones diversas que tergiversen lo dicho por el presidente constitucional de todos los mexicanos; lo contrario también es posible, que esas palabras fuesen elegidas con la idea de desconcertar, engañar, disfrazar la mentira de verdad impoluta. A saber.

Lo cierto es que si bien hay un esfuerzo por dar la imagen de un cambio, éste inicia con y por la palabra: transitamos de las tepocatas, malandrines y peces gordos, a los fifís, el México bueno y sabio, los adversarios… pero ambos engañan y terminan por servir a su némesis: Estados Unidos.

El ejercicio del poder requiere del uso de pantalones largos, del conocimiento y manejo de un vocabulario casi diplomático. Las palabras del mandamás no pueden ser malinterpretadas, han de ser precisas y puntuales. Han hecho de la comunicación un margayate, y de la confrontación entre mexicanos una especialización con grado de doctorado.

¿Qué quiere decir el presidente constitucional con la siguiente declaración?: “Se cumple con el compromiso que se hizo con el gobierno de Estados Unidos; estamos demostrando que en México cumplimos los compromisos, se dijo que se iba a aprobar esta reforma y ya cumplimos. Ahora corresponde al gobierno de Estados Unidos, a los legisladores de Estados Unidos, terminar de aprobar el tratado de libre comercio. Nosotros estamos cumpliendo y queremos ese tratado de libre comercio con Estados Unidos y Canadá”.

No es el primer cambio constitucional exigido por Estados Unidos. Se hizo con la reforma constitucional penal, con la reforma educativa, con las leyes anticorrupción y la laxa manga ancha en los temas migratorios, donde los procónsules gringos de la geo seguridad regional imponen criterios. Y eso que no quiere ser florero.

La verbalización constante de lo que se trae como proyecto político, de nación y, además personal, favorece contradicciones y tropiezos e impulsa el uso de un vocabulario que evite que “los periodistas se pasen, si no ya saben”, porque lo que pudo haber sido visto como un desliz verbal adquiere la dimensión de un craso error presidencial, y aunque se silencie, está presente, se guarda, por aquello de que a cada capillita se le llega su fiestecita, y en ésta el juicio de la historia podría hacer de las suyas.

Sí, ya cumplieron, lo que significa que si los gringos no lo exigen, no se hace. Es, como sostengo, la continuidad del proyecto neoliberal. ¿O no?

www.gregorioortega.blog         @OrtegaGregorio

Sembrar odios II/II

*La noción de inmortalidad se adueña de la voluntad y los deseos de todo ser humano que se sabe llamado a modificar la historia, aunque hay de huellas a huellas, porque nadie en su sano juicio desea seguir las de José Stalin o las de Adolfo Hitler, pero andar los pasos de Hidalgo, Madero o Cárdenas, requiere de un temple especial: dejar de ser para que el Estado sea servido, y no el gobierno.

Gregorio Ortega Molina*

El presidente constitucional de todos los mexicanos sueña en convertirse como esos presidentes priistas que tanto abomina. Su meta es acumular poder, aunque con esa búsqueda lo comparta con quien menos debe, pues ahora somos testigos de los compromisos adquiridos con Estados Unidos: la frontera sur, los migrantes, la nueva ley laboral, para consolidar la política económica de sus adversarios. ¿O no?

Medito en el tema y encuentro respuestas en el texto de Sergio Ramírez, nicaragüense, escritor, premio Cervantes. Su opinión es autorizada. El artículo se titula El poder y la locura, apareció en la sección de opinión de El País del 30 de abril último, y, entre otros motivos de reflexión, destaca: “El poder entorpece la razón de quienes lo ejercen con desmesura, y entonces terminan llamando la atención de los dioses, que, según recuerda Herodoto, nunca se ocupan de las acciones de los pequeños e insignificantes, porque éstos, alejados del ruido, no suelen despertar sus iras, puesto que la divinidad sólo tiende a abatir a aquellos que descuellan en demasía. Para eso tienen a su disposición a Némesis, la deidad de la venganza, presta a lanzarse contra el demonio de la hubris, esa enfermedad que pierde a los mortales encumbrados en su vanidad y en su orgullo destructivo cuando son dueños del mando absoluto”.

Hay un problema serio de ausencia de reflexión en las consecuencias de las decisiones políticas y económicas que toman a mano alzada y sin consultar con nadie. Lo que incuban es el odio, porque si bien los empresarios se benefician, la clase media es aplanada y, tarde o temprano el México bueno y sabio se percatará del tamaño de la faramalla que le jugaron en sus narices.

Abunda Sergio Ramírez: “El poder que enajena los sentidos y altera radicalmente la conducta es aquel que llega a tener carácter de absoluto, y que ha sido conseguido gracias a un éxito aplastante, por ejemplo una revolución armada, un golpe de estado, un triunfo electoral avasallador que como consecuencia favorece la supresión de las reglas del juego democrático.

“El predestinado obedece a su propia obsesión y se quedará por largos años, las más de la veces sin plazo definido, y sin controles ni contenciones, porque todo el aparato de Estado llega a funcionar bajo su arbitrio único. El tiempo desaparece de su mente, y aún la idea de la muerte le llega a parecer extraña”.

Ajena diría yo. La noción de inmortalidad se adueña de la voluntad y los deseos de todo ser humano que se sabe llamado a modificar la historia, aunque hay de huellas a huellas, porque nadie en su sano juicio desea seguir las de José Stalin o las de Adolfo Hitler, pero andar los pasos de Hidalgo, Madero o Cárdenas, requiere de un temple especial: dejar de ser para que el Estado sea servido, y no el gobierno.

www.gregorioortega.blog        @OrtegaGregorio

Sembrar odios I/II

*Es momento de preguntarnos quiénes hacen los agujeros en la lancha, los “adversarios, críticos y periodistas fifís”, o quienes anhelantes buscan un cambio, pero conducen al país a un retroceso, pues en lugar de hacer la reforma del Estado y refundar la República, apuestan todo a la restauración del presidencialismo imperial

Gregorio Ortega Molina*

Algunas o muchas de las declaraciones del presidente constitucional de todos los mexicanos, son para dejar perplejo a cualquiera, lo mismo que sus actitudes. Con ellas fomenta la división, alienta el odio entre mexicanos.

Lo considero así a pesar de que ya un analista sostiene que los opositores al actual gobierno se solazan al hacer agujeros en la lancha desde la cual se gobierna en lugar de Los Pinos, y advierte que con esa actitud el país entero se hundirá. ¿Cabría la posibilidad de que ocurriese al revés, y lo que los “adversarios” de la 4T intentan es advertir que el piloto de esa frágil embarcación es el que busca, a como dé lugar, el naufragio? ¿Agujeros con células vecinales que se conducen como quintacolumnistas? ¿Regreso de los comisarios del pueblo?

Imposible responsabilizar a los bots de lo que más que sugerencia es orden, advertencia a los periodistas para “que no se pasen, porque si se pasan, ya saben”.

En un intento por buscar asideros de lógica y ética a lo que hoy sucede como “arte” de gobernar, he dado múltiples vueltas a la idea de que quienes contribuyeron, desde el poder económico, a sentarlo en la silla del águila, pronto recibieron una respuesta porque no quiere ser florero, pero fue llevado a Palacio Nacional para asegurar la conclusión del proyecto neoliberal iniciado en 1982, a pesar de los múltiples contratiempos ideológicos difíciles de superar, a no ser desde un lenguaje de izquierda.

Repito lo que afirman algunos empresarios españoles: no hay mejor gobierno de derecha, que un buen gobierno de izquierda. ¿Será?

¿Es demasiado pronto para pensarlo así? El compadre al que le arrebataron la licitación de las manos debe considerar que sucede lo contrario, pero también podemos suponer que es pura faramalla.

No es nuevo lo que hoy intentan desde un gobierno sin programa y sin ideología clara. Lo hicieron en la década de los 30 en Alemania e Italia; lo hacen en Brasil y Argentina. Lo describe Joël Dicker en Los últimos días de nuestros padres: “… han despertado los demonios, han avivado las vocaciones del odio. Y en Francia el odio también es popular, el odio al otro (chairos vs fifís), envilecedor, sombrío, que desborda en todo el mundo, en nuestros vecinos, nuestros amigos, nuestros parientes. Debemos desconfiar de todo el mundo”.

Es momento de preguntarnos quiénes hacen los agujeros en la lancha, los “adversarios, críticos y periodistas fifís”, o quienes anhelantes buscan un cambio, pero conducen al país a un retroceso, pues en lugar de hacer la reforma del Estado y refundar la República, apuestan todo a la restauración del presidencialismo imperial.

www.gregorioortega.blog                           @OrtegaGregorio

Copyright Columna Pulso Político
Derechos Reservados, Francisco Cárdenas Cruz. Queda totalmente prohibida la reproducción parcial y total de los contenidos de este sitio sin autorización.