| | SERVICIOS | PODERES | Facebook Twitter  
Pulso Político
Puyazo
Se destiñe
Morena

Gregorio Ortega Molina

Santa Lucía, algoritmo indescifrable

*¿Compartirán civilizadamente el aeropuerto de Santa Lucía en una base militar conjunta México-Estados Unidos?

Gregorio Ortega Molina*

Me sumo a la inquietud y el desconcierto de millones de mexicanos, a los que no nos quedan claras las razones y el denodado empeño para empujar la construcción de un aeropuerto civil en Santa Lucía. Son muchos los signos de alarma.

El establecimiento de una fecha fatal para que inicie operaciones. Inolvidable la educada y oportuna frase presidencial en una mañanera: “Tengan, para que aprendan”.

La decisión unilateral de entregar la obra a los ingenieros militares, cuya competencia para entregar bien y a tiempo es innegable, pero que permite suponer relaciones peligrosas entre las Fuerzas Armadas y el Poder Ejecutivo.

Los oídos sordos a las protestas ecológicas y a los contenciosos legales, que fueron superados por presión del Poder Ejecutivo sobre el Judicial; resulta una horrible coincidencia que en cuanto Eduardo Medina Mora renunció, los amparos se desecharan.

Buscar el respaldo en una consulta popular que no fue ni una ni otra cosa. Es decir, ni consulta, ni popular. Imperó sobre la transparencia, la debida promoción para que se participara, debido al interés nacional, una decisión Ejecutiva. Me canso ganso.

El costo de la vía alterna para trasladarse de la Ciudad de México a Santa Lucía.

Las observaciones de la IATA, de las líneas aéreas, de los pilotos y los controladores de vuelo, sobre los altos riesgos que implica convertir a Santa Lucía en un aeropuerto que opere simultáneamente con el de la Ciudad de México, todas sin respuesta.

La posibilidad, no descartable y sí con oportunidades de que se convierta en realidad, de que el Aeropuerto Civil de Santa Lucía sea transformado en uno militar, primero, y, para avanzar en el proceso de integración al Bloque de América del Norte, en base aérea compartida con Estados Unidos, pues ya lo advirtió oportunamente el subsecretario Jesús Seade Kuri, hay formas civilizadas de compartir la soberanía.

Ciertamente que este análisis puede estar irrigando el pavimento por no haber acertado al tiesto, pero creo que nunca como con el actual gobierno, se ha mostrado tanta obsecuencia con las peticiones de Donald Trump. Así es pues, que no es nada difícil que transitemos del total apoyo a convertirnos en mudo muro de contención migratoria, a ceder una parte del territorio nacional para base de la fuerza aérea de Estados Unidos.

Pero desde el gobierno nadie dirá esta boca es mía, nomás faltaba, Santa Lucía va porque va. En cuanto inauguren operaciones veremos qué uso se le da, y a lo peor en el pavimento que irrigué crecen las flores del mal.

www.gregorioortega.blog                               @OrtegaGregorio

Sicilia-Le Baron

*Salud Pública en la medida en que ha de contenerse la disminución del Estado para facilitar la imposición del México de un solo hombre. Tal como lo definió Enrique González Pedrero en su libro sobre Antonio López de Santa Anna.

Gregorio Ortega Molina*

Debemos recuperar el concepto de Salud Pública tal como lo concibió Antoine de Saint-Just, para que el Directorio pudiera funcionar y hacer justicia. Hoy todo está detenido, y no por incapacidad de los integrantes del gobierno, pensarlo así es darles una excusa. Proceden con intención para disminuirnos y empequeñecer al Estado, más de lo que lo han disminuido desde 1982.

Decidieron iniciar una profunda reforma al Poder Judicial, notoriamente en el área de justicia penal. Circulan ya los puntos que se tratarán en el Senado de la República, y no sé si sólo alarmarnos, o huir, salir corriendo antes de que opere el arraigo nomás porque sí. Como dicen los clásicos, con que me tengan miedo, basta y sobra.

Es en este ambiente que se iniciará la marcha convocada por Javier Sicilia y los Le Baron, desde Cuernavaca, Morelos, al Zócalo. El Presidente de la República advirtió, a fines de 2019, que no los recibirá y que no se dejará besar por el poeta. Resulta imposible no considerar otras razones.

¿Qué puede o debe denunciarse durante la marcha? La ausencia de Salud Pública en todas sus vertientes. La que tiene que ver con la muerte violenta, las desapariciones, los secuestros, las fosas clandestinas, las extorsiones desde los reclusorios, y toda esa corrupción que favorece que los delincuentes operen desde la impunidad y a la luz del día.

La ausencia de Salud Pública en la falta de vacunas y medicamentos, en la desaparición del Seguro Popular con todo y sus imperfecciones, en el combate sordo y ciego en contra de los laboratorios, porque se pone en riesgo la vida, la viabilidad de la nación, la presencia del Estado, por una supuesta lucha contra la corrupción, para defender intereses ajenos a México. ¿Cuáles? Sólo ellos lo saben, aunque ahora hay vestigios de que quedó diseñado el procedimiento en la sede de BlackRock, porque el verdadero interés es disminuir la presión demográfica sobre Estados Unidos.

Sí, Salud Pública en la medida en que ha de contenerse la disminución del Estado para facilitar la imposición del México de un solo hombre. Tal como lo definió Enrique González Pedrero en su libro sobre Antonio López de Santa Anna. Los caudillos no pueden ni deben regresar, porque en ese intento incendiarán al país.

Tampoco es dolo como proceden, porque quienes gobiernan tienen la certeza de que transitan por el rumbo correcto, y que el destino de México dejó de ser precisamente ese, el destino de México prefigurado como resultado de la Revolución y sus luchas por la democracia. Ahora es otro, es el del autoritarismo, perfilado desde las marchas iniciadas en Tabasco y concluidas en el despacho de Manuel Camacho Solís, a donde AMLO entraba por la puerta trasera, para rendir cuentas y recibir instrucciones. Ahora él es el que manda. ¿Lo lograrán? ¿Se les permitirá?

www.gregorioortega.blog                                               @OrtegaGregorio

Santiago Nieto

*“Los símbolos son mágicos, por defectuosos o perfectos que sean; el hombre debe de actuar de acuerdo con los hechos, y no con sus deseos”: Aristóteles a Alejandro de Macedonia.

Gregorio Ortega Molina*

El comentario de Ricardo Garibay acerca de los funcionarios públicos que embarnecen durante el encargo que desempeñan, fue siempre el mismo: ya comen con manteca.

Era su manera de referirse al origen de los que llegan, y dejar caer la sospecha de corrupción. Puede decirse que Santiago Nieto, desde su paso por el Consejo de la Judicatura Federal, a la sombra de Mariano Azuela Güitrón y Jaime Manuel Marroquín Zaleta, ha embarnecido. Lo conocí muy delgado, esmirriado, con los puños de la camisa luidos y los zapatos mal boleados.

Hoy opera a la sombra del presidente constitucional de México, y sí, es posible que después de su defenestración de la Fiscalía Especializada en Delitos Electorales haya incrementado su peso, su orgullo y su soberbia. Tan es así que se necesitó que Alejandro Gertz Manero, Fiscal de la República, le parara los tacos, para que AMLO respondiera por él, ofreciera poner atención y dejara en claro que opera estrictamente bajo sus órdenes. Es su mastín, pues. Como Arturo “El Negro” Durazo lo fue de José López Portillo.

El caso Odebrecht hizo agua en la Fepade, porque el fiscal abrió la boca, y hoy sucede lo mismo. Desde la Unidad de Investigación Financiera se habla alegremente de inicio de investigaciones, de las que están en curso y de las solicitudes de apoyo a instituciones bancarias y a agencias de seguridad extranjeras, pero de los éxitos esperados imposible decir esta boca es mía.

Hace públicos decomisos, congelación de cuentas, órdenes de aprehensión, solicitud a Interpol para que emita fichas rojas, abre carpetas de investigación, amedrenta, pero nada concreta. Para asegurarse de que infunde temor también amenaza a las familias de los investigados, y lo mismo ha de ampararse Lozoya Austin que su hermana y su madre.

¿Alguien sabe de alguna sentencia a un pez gordo? La noticia de éxito habla de inhabilitación para trabajar en el gobierno. Vaya castigo.

Todo indica que el señor Nieto y el Presidente de la República conocen el poder del miedo, y en él sustentan un modelo intimidatorio para los opositores y los que merezcan castigo, pero olvidan las palabras que se consignan en la historia de la relación entre Aristóteles y Alejandro de Macedonia: “… los servicios del transgresor siempre deben compararse con sus delitos, y sólo si éstos son mayores que los primeros, debe castigársele.

“Sabía que todos los símbolos son mágicos, por defectuosos o perfectos que sean, y que el hombre debe de actuar de acuerdo con los hechos, y no con sus deseos”.

Gertz Manero ya avisó. Parece estar a favor del Estado de Derecho, aunque después de la presentación de la supuesta reforma judicial, quién lo sabe. Pero si la imagen que me he formado de su personalidad y carácter es correcta, la próxima vez no avisará, presentará su renuncia, pues a su edad y con su trayectoria, hace mucho dejó de jugar a policías y ladrones.

www.gregorioortega.blog                                          @OrtegaGregorio

Centralización vs federalismo

*A AMLO lo cuida el pueblo, no hay riesgo de accidente. Es momento de preguntar quién cuida de la República, quién está atento a la observancia del mandato constitucional.

Gregorio Ortega Molina*

Llegar a la Presidencia de la República es harto difícil. Se logra gracias a acuerdos y compromisos. El camino no se recorre en solitario. Hasta el momento se carece de la información que permita dilucidar cuáles son los acuerdos aceptados por AMLO, y en su gran medida amarrados por Marcelo Ebrard.

Este tema del INSABI muestra el rabo, o la punta de las orejas, porque se coloca en el centro de la disputa por la viabilidad de México, a pesar de que el mexicanísimo Jesús Seade Kuribreña encontrara la manera civilizada de compartir la soberanía. Lejos de que permaneciera, a fuerza, el Seguro Popular, con sus propias trapacerías institucionales. En el fondo, lo que se dirime es el regreso del centralismo, después de tantos años de esfuerzo por hacer una realidad el pacto federal. Es el escabroso camino al gobierno fuerte, primero, a la dictadura, después.

Lejos de ser un conflicto ideológico o una disputa política, porque lo que se pone en juego es el orden constitucional, como ya ocurrió con la ley Bonilla y como sucede con el asedio al INE y al INEGI o lo ocurrido en la CNDH, sin menoscabar el desprecio hacia el Poder Judicial. Efectivamente adentraron a la sociedad a una regeneración nacional, aunque nunca advirtieron si ésta era buena para la salud, o mala, muy mala y perversa.

Supongo, como se mencionó ayer en este espacio, que también está en juego el cumplimiento de un compromiso demográfico, con dos vertientes. El aborto, cuya despenalización nacional AMLO se niega a aceptar y promover, para no confrontarse con sus iglesias, y la otra es la puesta en marcha de una eugenesia administrativa, con el pretexto de combatir la corrupción, poner orden y castigar a los necios que insisten estar en contra de servir a los pobres primero.

Lo que ya sucede en la frontera sur de México, donde se muestra cómo convirtieron a esta nación en el muro que Donald Trump tanto necesita, es parte de lo mismo. Esta actitud recuerda a la asumida por Álvaro Obregón, que fue capaz de todo con tal de que el gobierno de Estados Unidos lo reconociera como presidente de México, lo que a fin de cuentas debió arreglar José de León Toral, para evitar que se reeligiera un conculcador de los principios fundamentales del constitucionalismo mexicano.

A AMLO lo cuida el pueblo, no hay riesgo de accidente. Es momento de preguntar quién cuida de la República, quién está atento a la observancia del mandato constitucional. Con lo SCJN no se cuenta, menos con el Poder Legislativo. Otra vez, México el país de un solo hombre.

www.gregorioortega.blog                                      @OrtegaGregorio

INSABI, ¿es la eugenesia solución?

*Los pobres aprenderán primero que nada resulta gratis, las cuotas de recuperación, van. Si alguien se queda en el camino, será para ellos un problema menos

Gregorio Ortega Molina*

Sostengo lo afirmado un par de semanas antes de que AMLO asumiese formalmente la Presidencia de la República, porque meses antes Enrique Peña Nieto se encerró en una abdicación de silencio, pero no de ambiciones y corrupción. Entre ellos todo estaba dicho.

Insisto, los senderos políticos seguidos por el líder de Morena, el diseño de su proyecto, el porcentaje de errores, todo está diseñado con mucha antelación, y avanzan con los pasos contados, para evitar recules innecesarios y perjudiciales a la aceptación y la imagen.

Lo que no hemos comprendido desde la trinchera de la sociedad, es que se esperan dos resultados distintos: el anhelado por ellos, el prefigurado en el proyecto, y el que los amlovers a toda prueba, creen que van a recibir gracias a su constancia, desesperación y obsecuencia con todo el proceso de desestructuración de un modelo económico y político en el que no todo fue fracaso. Por ello es necesario demoler las instituciones insignia, y es en esa tarea que muestran prisa, lo que no significa equivocarse, o quizá lo presentan como error calculado.

Lo que significa la frase cambios irreversibles, es que quienes lo sucedan nunca podrán reconstruir, literalmente hablando, lo que con tanto cuidado demolieron y legalmente desestructuraron. Necesitan un México vencido.

El margen de críticas al momento de la instrumentación del INSABI y su puesta en marcha, está calculado y es aceptado. Se trata de servir a los intereses de Estados Unidos, y conjurar un conflicto directo con el catolicismo.

Uno de los principales problemas de México es su densidad demográfica, agravado por las disparidades de todo tipo. Si la contracepción y el aborto significan enfrentamiento, resulta más fácil evitarlo y darle la vuelta, buscar las respuestas en el combate a la corrupción y la austeridad, en el reordenamiento del sector salud y la pretensión de hacer universal el servicio, y si en el camino aceleran su salida del mundo los que están a punto de irse, todos serán beneficiados, según ellos.

La respuesta está en La mano de Dios, donde Philip Kerr deja caer la aseveración que es el hilo conductor de toda la novela: cualquier cosa puede salir mal, todo puede salir mal, porque de uno u otra manera interviene la voluntad divina.

Asistimos, con pasmo, al diseño administrativo y político de una eugenesia por accidente, porque de lo que se trata es de poner orden, combatir el dispendio y la corrupción, evitar que los gobernadores usen para otros fines el gasto en salud, y que sean los pobres los primeros que aprendan que no todo es gratis, las cuotas de recuperación, van. Si alguien se queda en el camino, será para ellos un problema menos.

Naturalmente la reflexión anterior es sobre una hipótesis, pero éstas son para darles vueltas, meditarlas, hasta llegar a lo que esconde lo que no es descuido ni precipitación, y tratar de discernir qué resultados esperan de esta política pública.

www.gregorioortega.blog                                      @OrtegaGregorio

Vuelos largos, resultados nulos

*La aceptación de AMLO está sustentada en sus dichos. ¿Qué sucederá cuando, con mayor frecuencia, lo confronten con una realidad a la que se muestra ajeno?

Gregorio Ortega Molina*

¿Puede AMLO decir cualquier cosa, sin lesionar su aura, su poder, su aceptación, su liderazgo y, sobre todo, la continuidad de la inversión, para asegurar el desarrollo y que sí, en efecto, sean primero los pobres?

Carezco de respuesta, pero son otras las consecuencias que me preocupan, por lo que pueden, o no, indicar sus dichos, sus desparpajadas aseveraciones, las barbaridades proferidas. Nada más alarmante que la respuesta dada a la pregunta sobre la no venta del avión que, en arrendamiento, contrató Felipe Calderón Hinojosa, usufructuó Enrique Peña Nieto, y ordenó guardar el actual presidente de México.

Ahora resulta que es un avión para distancias largas, y me pregunto, a qué edad puede percibirse, sin mucha información, que los aviones, grandes o no, de hélice o a reacción, tienen prefijada su autonomía de vuelo, y lo mismo son útiles para distancias largas que cortas, con o sin escalas, dependiendo de los casos.

Carezco de información especializada, pero puedo sostener que el TP-01, lo mismo vuela de Ciudad de México a Puebla, Villa Hermosa, Culiacán o Tijuana. No se requieren mayores luces para comprender eso.

Además, todos saben que un avión parado cuesta mucho más dinero que uno en constante operación. Entonces, ¿por qué esa decisión y, lo más importante discernir, por qué esa respuesta? El hecho es que el José María Morelos está de regreso. Dejó de ser un símbolo a su favor, para convertirse en una piedra en el zapato. Por lo pronto ya costó a los mexicanos, pobres incluidos, 30 millones de pesos.

¿Se distrae con facilidad durante las mañaneras? Las primeras horas del día son las de la lucidez, la agilidad mental, la fuerza física… de allí la analogía con el mañanero.

Al hablar tanto, los traspiés son naturales, los ligeros, los que no son síntoma o signo de otra cosa, los que no esconden enfermedad. Pero, dar por hecho lo que no es, afirmar lo que es contrasentido o sinrazón, cuando se está a la cabeza de una nación del tamaño de la mexicana, con los problemas que enfrenta, los vecinos que tiene, y el ambicioso deseo de transformarlo todo, de cambiar de régimen, hacer una regeneración nacional y moral, resulta imposible de alarmar y, además, preocupar.

Hace ocho días dedicamos esta columna a la intemperancia verbal y sus consecuencias, y deseo que sólo se limite a eso, pero cuando se regresa de unos pocos días de descanso, cuando el ejercicio del poder transmite vigor, fortaleza y presencia, responder lo que no cabe, no puede decirse o sólo es un despropósito, puede indicar que algo grave sucede en el caletre presidencial, o en su entorno familiar, o el peso del gobierno es demasiado grande.

Deseo que mis lucubraciones sean sólo eso, sin fundamento alguno, porque ya sólo falta que nos orine un perro, aunque digan que, si así sucede, es de buena suerte.

www.gregorioortega.blog                                          @OrtegaGregorio

Manolito, pero no el de Mafalda

*Sobre las sospechas de corrupción pecuniaria, el clóset del señor Bartlett Díaz está lleno de cadáveres de otro tipo, y por más que le den vueltas, a eso no puede llamársele regeneración nacional.

Gregorio Ortega Molina*

Seguramente los lectores recuerdan 100 mexicanos dijeron y a su conductor, Marco Antonio Regil. Propongo un juego similar, para acertar con el nombre del personaje. ¿Qué define la eficiencia de los administradores públicos?

¿Qué ex precandidato a la Presidencia de la República debe su ascenso político a su cercanía a Miguel de la Madrid Hurtado?

¿A qué ex secretario de Gobernación le asesinaron al columnista más prestigiado de México en ese momento, Manuel Buendía?

¿A quién le infiltró el narco la Dirección Federal de Seguridad?

¿Quién debió desmantelar el sistema de seguridad interna del gobierno mexicano?

¿Bajo la guardia de quién, asesinaron a Enrique Camarena Salazar?

¿A qué ex secretario de Gobernación le mancharon la sucesión presidencial, y puso al PRI a un tris de dejar el poder?

¿Qué ex secretario de Educación Pública llegó a esa dependencia, con la encomienda de facilitar la descentralización educativa y garantizar la atomización del SNTE, pero no pudo?

¿Quién siguió los pasos de Porfirio Muñoz Ledo, y en abandono de toda congruencia política e ideológica, dejó al PRI y cambió de partido como de ropa interior, para garantizarse impunidad e ingresos?

¿Quién se refugió en el PT, propiedad de los hermanitos Salinas de Gortari?

Querido lector, si usted respondió a todas estas preguntas con el nombre de Manuel Bartlett Díaz, acertó y se hace merecedor a la estatuilla Mafalda, con la responsabilidad de cuidar que le haga compañía a Manolito, ahora en la Comisión Federal de Electricidad. Su encomienda es lograr que en esa empresa no ocurra lo sucedido a Pemex, y evitar su privatización. ¿Lo logrará?

Imposible anticipar una respuesta, porque lo niveles de eficiencia se perfeccionan, para bien, con la edad y de acuerdo a los intereses personales del momento. Quizá Manolito, ya en la tercera edad, tenga decidido modificar su legado político e ideológico a pesar de su enorme fortuna, a efecto de ser reconocido por su labor administrativa e ingenio y operatividad política, y porque ya nada tiene que perder, por más manita de puerco que haga a los líderes del SUTERM, por más distancia que tome con los empresarios, y por más que contribuya a la contaminación del territorio nacional, con esa idea de recuperar el uso del carbón para producir un rayo de luz, un rayito de esperanza.

Lo único cierto es que, sobre las sospechas de corrupción pecuniaria, el clóset del señor Bartlett Díaz está lleno de cadáveres de otro tipo, y por más que le den vueltas, a eso no puede llamársele regeneración nacional. Pero Dios los hace, y ellos se juntan.

www.gregorioortega.blog                                               @OrtegaGregorio

¿Debe reelegirse Trump?

*Dos teocracias se confrontan. Obedecen al dinero y al terrorismo. Ninguno de los líderes es de temer por su inteligencia, sí por su ignorancia.

Gregorio Ortega Molina*

La de Irán y Estados Unidos es una confrontación entre dos teocracias. De un lado el Islam -en el sentido propalado por ISIS-, del otro Mammón, en su más apegada concepción bíblica. No hay reconciliación posible, ni siquiera para la foto. Allí está la simbología impresa en el billete de un dólar: In God We Trust, y el ojo de Dios junto a la pirámide.

Pueden acordar una tregua, pero el odio entre esos dos mundos vivirá por la eternidad, pues es imposible desaparecer a uno u a otro. Allí está la torpe idea de no dejar piedra sobre piedra de los totalitarismos soviético y nazi, y ahora aparecen y manifiestan quienes añoran la vida durante el comunismo, o se hacen presentes los cabeza rapada, que ya no pueden comportarse como las juventudes hitlerianas, pero hacen de las suyas para recordarnos que el desprecio por las “razas inferiores” permanece vigente.

Los campos de concentración fueron sustituidos por las estaciones migratorias, por los centros de trabajo en los que se exige producir al máximo, y en los que está prohibido detenerse a soñar que este mundo puede ser otro, ofrecer oportunidades para la vida.

Es en este contexto que Donald Trump rediseña el esquema de su reelección, sin importarle los costos inmediatos, las consecuencias a mediano y largo plazo, ni la posibilidad de que, en su ejecución, los estrategas militares se entusiasmen, pierdan el control del dispendio en vidas humanas, y lo que está previsto como operaciones militares quirúrgicas para infundir miedo, distraer y asegurarse un mayor número de adeptos, se convierta en una guerra totalmente fuera de madre y capaz de llevar al mundo al apocalipsis nuclear, en nombre de Dios.

Debemos preguntarnos si los manuales que escribiera Sun Tzu en el Bing Fa, o los de Carl Von Clausewitz acerca de la Revolución y la Restauración, permanecen vigentes. O si es mejor confiar en que las admoniciones bíblicas pudieran hacerlos entrar en razón, o sólo el miedo a no tener tiempo suficiente para disfrutar de su poder y sus fortunas. Lo cierto es que la irresponsabilidad de los líderes políticos y morales del mundo, nos deja en el pasmo.

El temor de Dios, que fue un modelo ético y moral válido para todos, dejó de existir, de ser considera como instrumento de templanza en el carácter y en el uso y abuso del poder político y económico. Nos damos cuenta de que Donald Trump, Vladimir Putin, los líderes religiosos de Irán y Benjamín Netanyahu no son temibles por su sabiduría, sino por su terrible ignorancia, su espantosa insolencia y arrogancia. Los hace más susceptibles de una espantosa y final equivocación.

La realidad impuesta por la cibernética, lo instantáneo de la información, obliga a tomar en cuenta que no existen manuales para atemperar el juicio humano, en medio de su afán de poder, riqueza y lujuria por la capacidad de exterminio que tienen en sus manos.

www.gregorioortega.blog                                            @OrtegaGregorio

Adiós a la soberanía

*Una forma civilizada de compartir la soberanía: Jesús Seade Kuri

Gregorio Ortega Molina*

Los que hoy dicen y sostienen que gobiernan con acierto y medida y, además, transforman al país, decidieron olvidar su propia travesía, las lecciones aprendidas junto a políticos que fueron buenos en el oficio, aunque a lo peor se corrompieron. Pero sabían qué hacer con el mando y el control del país. Hoy son sembradores de discordia.

Mienten con todo desparpajo, como si fuésemos incapaces de discernir la trama de servicio y sumisión al gobierno de Estados Unidos. Imposible para mí conocer el grado de obsesión que angustió a Álvaro Obregón porque no era reconocido por el Departamento de Estado. Bueno, hasta se inventó los Tratados de Bucareli, con tal de lograr que lo palomearan.

Regresaron a las andadas. Mueren porque le dirijan el saludo a AMLO, éste es capaz de sonreír a Donald Trump sin que venga a cuento. Con la última aprobación del T-MEC, y por información oficial del Senado de la República, nos enteran de que “las comisiones encargadas de ratificar el Protocolo Modificatorio al Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) se reunieron con Jesús Seade Kuri, jefe del equipo negociador mexicano, quien acudió al Senado a explicar los cambios de este instrumento internacional.

“En su exposición, Seade Kuri aseguró que la mayoría de los cambios realizados al T-MEC son buenos y no afectan en mayor medida a México, además, representan una mejor manera de hacer ciertas cosas. No hay un solo punto que sea contrario al interés nacional”.

El tema laboral no está claro, y de sus dificultades nos enteraremos cuando los empresarios enfrenten las nuevas nóminas una vez que el T-MEC entre en operación, y determinen cómo funcionarán los “inspectores” de Estados Unidos en territorio nacional, lo que no es nuevo, pues siempre han operado sin autorización agentes de las distintas agencias de seguridad estadounidenses. Afirman que no están armados, pero qué bueno que violan esa norma, porque de tener otro Kiki Camarena, el gobierno mexicano no se la acaba.

Dice la información del Senado: “En lugar de los inspectores, explicó, se acordó recurrir al sistema de paneles para resolver controversias, un método que se incluye en otros acuerdos comerciales como el que se tiene con la Unión Europea. Precisó que este mecanismo es balanceado y una forma civilizada de compartir la soberanía en ese pequeño terreno”.

Pronto olvidó el carnal Marcelo lo escuchado a su sensei Manuel Camacho Solís, en relación a la soberanía. No le den tantas vueltas, el mundo no es ni volverá a ser lo que fue. La globalización obliga a reconceptuar la idea de soberanía, porque soberanos sólo los banqueros, los traficantes y los war lords, todos los demás sólo son aprendices de brujo.

Pero no quieren ponerse las pilas para despacharse con la cuchara grande en el proyecto del Bloque de América del Norte, que conviene a los tres, pero más a Estados Unidos y Canadá.

www.gregorioortega.blog                                           @OrtegaGregorio

¿Somos un país de leyes?

*Para no respetar ni aceptar las leyes ni obedecer la Constitución, recurren a las reformas. Así de simple

Gregorio Ortega Molina*

¿Somos un país de leyes? ¿Vivimos en un Estado de Derecho? La historia nos muestra que no es así. Ninguna de ambas preguntas puede responderse afirmativamente.

Aquí, en esta nación, son las leyes y el estatuto constitucional los que se adecúan a las necesidades y sueños de los gobernantes, y éstos siempre buscan la manera de reformar lo que haya que modificar, para satisfacer caprichos, ya no digamos las necesidades básicas de la población.

Los que mandan -mucho menos los que obedecemos- nunca hacen el menor esfuerzo por adaptarse a la ley, cumplir con el mandato para el que eligieron desempeñar cargos públicos y administrativos. Siempre prefieren que sea la norma la que se adapte a ellos.

¿Era necesaria la reelección del general Álvaro Obregón, o fue urgente modificar el 130, el 82, el 3°? ¿Puede regresarse al texto original, al proclamado el 5 de febrero de 1917, para -a partir de cero- sólo retocar la que exigen las condiciones en las que ahora vivimos? Es tarea de especialistas, de doctores en derecho constitucional, como Diego Valadés.

Las fichas de Wikipedia, cuya última fecha de actualización desconozco, indican: “Hasta la fecha se han realizado veintisiete enmiendas a la Constitución de los Estados Unidos. Las primeras diez fueron ratificadas simultáneamente y son conocidas como la Carta de Derechos. Libertad de culto, de expresión, de prensa, petición y de reunión”.

De esta nación leemos: “La Constitución vigente ha tenido casi 700 reformas que han modificado el texto original, algo natural si se reflexiona sobre las necesidades que se plantearon en el México de 1917 y las que se necesitan en el México actual. De los 136 artículos contenidos en el texto original, sólo 22 se mantienen intactos”.

En cuanto a la sede del Imperio Británico, nos enteran que “Desde la Revolución de 1688, la piedra angular de la Constitución británica ha sido tradicionalmente la doctrina de la soberanía parlamentaria, según la cual los estatutos que se aprueban por el Parlamento son la fuente suprema y última de su ley (la del Reino Unido). De ello se desprende que el Parlamento puede cambiar la constitución simplemente cuando se aprueban nuevas leyes. Existe cierto debate sobre si este principio sigue siendo plenamente válido hoy en día, en parte debido a la pertenencia del mismo Reino Unido a la Unión Europea”.

El Brexit está a la vuelta de la esquina, así es que esa prevención desaparece.

En lo personal, y para convertirnos en respetuosos de la ley y dejar de lado esa actitud de intocables que sólo favorece a la impunidad, creo que debe convocarse a un Congreso Constituyente, dotar a los mexicanos de una nueva ley fundamental, que norme el cambio de modelo político, porque la presidencia imperial que quieren traer de regreso, no da para más. Pienso en el presidencialismo parlamentario como la esencia de una auténtica 4T, una renovación nacional para dar vuelta a la página. ¿Querrán? ¿Podrán?

www.gregorioortega.blog                                          @OrtegaGregorio


Copyright Columna Pulso Político
Derechos Reservados, Francisco Cárdenas Cruz. Queda totalmente prohibida la reproducción parcial y total de los contenidos de este sitio sin autorización.