| | SERVICIOS | PODERES | Facebook Twitter  
Pulso Político
Puyazo
Continúa el
desmantelamiento

José Dávalos

Derechos de policías

José Dávalos*

El policía es un ser humano con derechos inviolables como el respeto a su dignidad de persona humana. El policía como todo trabajador tiene derecho a una jornada máxima, a un salario mínimo, al descanso diario, al descanso semanal, a vacaciones, a la protección de la seguridad social y el seguro de vida.

El salario que perciben los policías tiene una parte sustancial que consiste en el respeto a su dignidad. El carácter laboral de los policías está en el apartado B del artículo 123. La fracción XIII los remite a “sus propias leyes”. Pero estas leyes no pueden desconocer los derechos de los trabajadores. Independientemente de la persona o institución a la que se sirva todo trabajo es humano.

Los policías, como todos los trabajadores, tienen la protección del artículo 1º de la Constitución que dice expresamente que en los Estados Unidos Mexicanos todas las personas gozarán de los derechos humanos reconocidos en la Constitución y en los tratados internacionales de los que el Estado Mexicano sea parte, así como de las garantías para su protección… Y los derechos que aquí hemos mencionado son derechos humanos, de los que deben gozar los policías.

El mismo artículo 1º de la Constitución de la República, dispone que queda prohibida toda discriminación que por cualquier motivo atente contra la dignidad humana y tenga por objeto anular o menoscabar los derechos y las libertades de las personas.

Los policías, como seres humanos, necesitan del descanso diario, del descanso semanal y de las vacaciones, pagados. No podemos imaginar a un policía trabajando 24 horas continuas y exigirle un rendimiento en el servicio que física y emocionalmente, aunque quisiera hacerlo, está incapacitado para prestar. La jornada máxima y los descansos están previstos para los trabajadores porque su condición humana los exige; y los policías son personas humanas y trabajadores.

El pago del salario no es una gracia que se dispensa a los policías, es obligación del empleador entregarlo. Ese salario, representa la retribución por los servicios que prestaron poniendo en ejercicio sus facultades humanas, físicas y mentales. También entre los derechos humanos de los policías está la protección de la seguridad social y el seguro de vida, seguridad humana que requieren para ellos y para su familia, seguridad que les garantiza su certeza para hoy y para mañana cuando su edad o su salud les impidan prestar los servicios que hoy realizan.

josedavalosmorales@yahoo.com.mx

 

Respiro burocrático

José Dávalos*

Los trabajadores al servicio del Estado ya pueden formar los sindicatos que deseen en su dependencia, había uno solo. Los trabajadores tienen libertad de formar parte de los sindicatos o a no formar parte de ellos, el ingreso al sindicato de la dependencia era automático. Los sindicatos pueden incorporarse a la FSTSE, si así lo desean, ya no es obligatorio. Los sindicatos tienen libertad de agruparse a las organizaciones nacionales o internacionales que ellos deseen.

Estas posibilidades las tienen los trabajadores al servicio del Estado a partir de la reforma de la Ley Federal de Trabajadores al Servicio del Estado del primero de mayo de este año, un paso muy importante que se ha dado en cumplimiento de la  fracción X del apartado B del artículo 123 constitucional, que establece de manera amplia la libertad sindical.

Fue derogado el artículo 68 que permitía la creación de sólo un sindicato en cada dependencia; era un uso común que los trabajadores cuando ingresaban a una dependencia automáticamente ingresaban al sindicato de esa dependencia.  Ahora conforme al artículo 69 a nadie se puede obligar a formar parte de un sindicato, o a no formar parte de él o a permanecer en ese sindicato.

La fracción V del artículo 79 fue derogada, establecía que los sindicatos no podían adherirse a otras organizaciones o centrales obreras o campesinas, se deducía que nacionales o internacionales. Fue reformado el artículo 78 que disponía que los sindicatos sólo podrían adherirse a la FSTSE, única central reconocida por el Estado; ahora prevé que pueden adherirse a la federación que ellos deseen. Esto constituye un avance para los trabajadores al servicio del Estado. Pero todavía les quedan pendientes cuestiones muy importantes de su libertad sindical.

Las condiciones de trabajo no son negociadas entre el sindicato y la dependencia, quien está facultado para dictar esas condiciones (Jornadas, salarios, vacaciones, etcétera) es solamente el titular de la dependencia, como lo ordena el artículo 87.  El propio apartado B del artículo 123 tiene una barrera infranqueable que impide el empleo de la huelga, un derecho básico de los sindicatos para obtener el mejoramiento de los trabajadores: deben ser violados los derechos contenidos en el apartado burocrático de manera general y sistemática.

Está dado el primer paso, adelante están los siguientes.

josedavalosmorales@yahoo.com.mx

Teletrabajo a la Ley

José Dávalos*

Es indispensable crear un capítulo del teletrabajo en la Ley Federal del Trabajo que regule el trabajo de miles de personas, hombres y mujeres, que realizan sus actividades dentro de las instalaciones de la empresa o fuera de ellas, en el  mismo país o fuera de él, utilizando de manera preponderante las tecnologías de la información y la comunicación.

Esta es la propuesta que hace Karina Maribel Cruz Romero en su tesis para obtener el grado de maestría en la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional Autónoma de México, con el asesoramiento del doctor Hugo Ítalo Morales Saldaña, profesor de la División de Estudios de Posgrado de ese plantel.

El trabajo recibió la mención honorífica, por el jurado calificador integrado por el asesor de la tesis, la maestra Reyna Briz Franco Ortiz y el autor de estas líneas.

El teletrabajo actualmente está comprendido dentro del Capítulo XII denominado del trabajo a domicilio, en el Título VI de los trabajos especiales. El trabajo a domicilio se limita a la manufactura y transformación de materia prima, en tanto que el teletrabajo tiene caracteres de índole intelectual, como la elaboración de gráficas de información, mapas industriales o geográficos, elaboración de artículos, dictámenes, opiniones sociológicas y políticas, etcétera.

El teletrabajo en el capítulo que se propone gozará de los beneficios asignados a  todos los trabajadores. Los trabajadores tendrán derecho a ser capacitados sobre medios informáticos, de telecomunicaciones o cualquier otro que utilicen en el desarrollo de sus labores. Tienen derecho a recibir información por parte del  patrón respecto a las restricciones en el uso de las tecnologías de información y la comunicación que se utilicen para desarrollar el trabajo.

Los trabajadores tienen derecho a que el patrón les informe sobre las normas vigentes y aplicables relacionadas a la protección de datos personales, propiedad intelectual, seguridad de la información y en general sobre las sanciones en que pueden incurrir por su incumplimiento. Es importante la incorporación del nuevo título a la Ley Laboral a fin de que los teletrabajadores tengan un marco jurídico claro y completo en la prestación de sus servicios y en la recepción de los beneficios.

josedavalosmorales@yahoo.com.mx

 

Servicios a un patrón

José Dávalos*

Quien sirve a un patrón es trabajador y el servicio que presta crea una relación de trabajo que produce derechos y obligaciones, independientemente de que se firme o no un contrato de trabajo. Quien lo niega es para evitar la obligación del patrón de pagar el salario y las demás prestaciones a que está obligado.

Puede una gran personalidad, sobre todo de carácter político, decir que en tal o cual caso no hay trabajador ni patrón ni relación ni contrato de trabajo. Esa persona ignora lo que está diciendo o lo está diciendo para engañar a quienes lo escuchan. El trabajo que se presta produce consecuencias jurídicas, llámeseles como se quiera.

Vamos a suponer que un grupo de patrones se pone de acuerdo en ocupar jóvenes,  y para no pagarles salario convienen en darles una beca. Les dicen a los jóvenes que a cambio de su trabajo les van a dar una beca y los hacen firmar un escrito en el que expresan que por sus servicios lo único que recibirán es una beca de tal cantidad de dinero y nada exigirán más a quienes están sirviendo.

Por fortuna las normas elementales del trabajo no han sido borradas. Trabajador es la persona que presta a otra persona física o moral un servicio personal y subordinado. Patrón es la persona física o moral que ocupa los servicios de uno o varios trabajadores. La relación de trabajo se crea entre quien presta un servicio y quien lo recibe cualquiera que sea el acto que le dé origen. Contrato de trabajo, cualquiera que sea su forma o de nominación, es la obligación que una persona contrae de prestar a otra un trabajo personal y subordinado.

En la relación de trabajo cualquiera quesea el acto que le dé origen. En el contrato de trabajo cualquiera que sea la forma o de nominación. No hay manera de escapar de la obligación laboral que contrae el patrón. Trabajador y patrón para nada hablaron de relaciones de trabajo, eso es irrelevante. Lo importante es que se da el servicio personal y subordinado del trabajador.

En el artículo 20, tanto en la relación como en el contrato de trabajo existe la expresión de que debe haber el pago de un salario. Sí, debe pagarse un salario. Vamos a suponer que no se paga, estamos en una ciencia del deber ser, el Derecho; por tanto el patrón debe pagar el salario en ambos casos.

Llámesele como sea, hay una relación de trabajo con todas sus consecuencias.

josedavalosmorales@yahoo.com.mx

Defensa de la autonomía

José Dávalos*

En el 90 aniversario de la declaración de la autonomía universitaria, en una ceremonia convocada por la Facultad de Derecho de la UNAM en la Antigua Escuela de Jurisprudencia, en el Centro Histórico de la Ciudad de México, el rector Enrique Graue hizo una vibrante defensa de la autonomía universitaria.

En la UNAM entendemos a la autonomía, dijo el rector de la UNAM, como la libertad constitucional que nos permite oponer la razón y el pensamiento crítico frente al dogma y al absolutismo intelectual, como un espacio académico donde prevalecen las libertades de pensamiento y el respeto a la disidencia.

Gracias a esa condición, abundó, hemos alcanzado la libertad de disentir y de expresarnos, de combatir el autoritarismo, de crecer en libertad y de seguir transformando a México. Es un principio de libertad de organización y autogobierno; un espacio de decisiones compartidas para enseñar, para aprender, crear, y formar ciudadanos con espíritus independientes y comprometidos con el entorno social. Por eso la ejercemos, la defendemos y la recordamos.

El Director de la Facultad de Derecho, Raúl Contreras Bustamante, desde la antigua Escuela Nacional de Jurisprudencia, donde se cincelaron mentes geniales que dieron forma al México actual, expresó que hoy la autonomía de nuestra institución debe entenderse desde distintos aspectos, uno de los cuales es la libertad de cátedra y de investigación. La Universidad es un crisol del pensamiento y la inteligencia, y motor de progreso en el país. No hay libertad sin crítica, y no puede haber crítica sin libertad. Por ello, preservar la autonomía universitaria es, ante todo, defender la esencia de la educación laica.

Máximo Carvajal Contreras, ex director de la Facultad de Derecho dijo que la efeméride que se conmemora es producto de la huelga estudiantil que se dio a partir de mayo y junio de 1929, cuando los alumnos de derecho demandaron el otorgamiento de una absoluta autonomía técnica, administrativa y económica. Gracias a ese movimiento se promulgó el 10 de julio del mismo año, la Ley Orgánica que otorgaba autonomía a la Universidad Nacional.

La consejera técnica alumna de la Facultad de Derecho, Adriana Macedo Pérez, sostuvo que desde que la autonomía es el sustento de las libertades universitarias, somos la casa de la verdad, y el respaldo que la sociedad le da a la Universidad, es el mejor escudo ante cualquier intento de intervención.

josedavalosmorales@yahoo.com.mx

Sindicalización nueva

José Dávalos

El 24 de febrero de 2017 fue reformada la fracción XX del apartado A del artículo 123 constitucional y el 1º de mayo de 2019 se expidieron las reformas de la Ley Federal del Trabajo. De esta manera, quedaron establecidas las normas sobre la impartición de la justicia del trabajo y el desarrollo de los sindicatos y la negociación colectiva de real defensa de los trabajadores.

  1. Ha surgido un nuevo modelo de sindicatos. Hasta ahora se concibe a los sindicatos como un costal de mañas. Los trabajadores ven a sus líderes aliados con los patrones, no con ellos. En lo sucesivo, los sindicatos, todos los días y cada hora de cada día, deben estar realmente al servicio de los trabajadores, deben estar identificados con las bases sindicales. Hay varias formas en las cuales debe quedar constancia de esta identificación de los sindicatos con los trabajadores.
  2. Los sindicatos deben democratizarse. Deben estar al servicio de los trabajadores, no de los patrones, ni de ninguna autoridad gubernamental. Los trabajadores realmente son el soporte de los sindicatos y deben tener en ellos la palanca de su mejoramiento. Conforme a las reformas de la Ley, los trabajadores ahora deben dar sus cuotas al sindicato que ellos deseen o no darán nada a nadie. La directiva de los sindicatos, debe rendir a sus agremiados cuenta completa y detallada de la administración del patrimonio sindical, como expresamente lo indican los artículos 358, fracción IV Y 373 de la Ley Federal del Trabajo, reglamentaria del apartado A del artículo 123 constitucional.
  3. Las directivas sindicales deben estar siempre legitimadas por los trabajadores, no pueden realizar ninguna gestión que no sea del conocimiento y del consentimiento de los trabajadores. Las directivas sindicales, para solicitar la creación y revisión de los contratos colectivos deben comprobar su compromiso con los trabajadores con la constancia que les extienda el Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral, sobre la afiliación de cada trabajador. En los padrones sindicales están todos los datos que identifican a cada trabajador.
  4. Los sindicatos deben llevar una administración sana del personal, rendir sus informes oportunamente ante la autoridad sobre el padrón de sus afiliados, sobre el cambio de directiva y sobre la modificación de sus estatutos. La administración sana, completa y minuciosa también tendrá que ser sobre los recursos sindicales formados con las cuotas de los trabajadores.

Los trabajadores ahora son señores, no siervos ni esclavos de los sindicatos.

josedavalosmorales@yahoo.com.mx

Los taxistas

José Dávalos*

Muy comúnmente se piensa que el dueño del taxi lo renta al taxista a cambio de una cuota diaria que debe pagarle por usar el automóvil. Los mismos taxistas muchas veces piensan lo mismo y esa relación la llevan por años en esa forma con el dueño del vehículo. Es decir, de esa manera no hay trabajador, tampoco patrón, ni las obligaciones correspondientes.

Esta forma, esta mentira se usa para poder explotar mejor a los llamados arrendatarios, a  los choferes de los automóviles. La Ley Federal del Trabajo en el artículo 256 resuelve esta duda cuando dice que las relaciones entre los choferes, conductores, operadores y los propietarios o permisionarios de los vehículos, son relaciones de trabajo.

Luego el mismo precepto en el segundo párrafo dice contundentemente que si el contrato en cualquier forma desvirtúa lo dispuesto en el artículo mencionado,  no produce ningún efecto legal ni impide el ejercicio de los derechos que deriven de los servicios prestados. El dueño del taxi es patrón y el taxista es trabajador.

Este artículo 256 añade que también son trabajadores los cobradores y demás empleados que prestan servicios a bordo de autotransportes de servicio público, de pasajeros, de carga o mixtos, foráneos o urbanos, tales como autobuses, camiones, camionetas o automóviles. De esta manera acaba la mentira del contrato de arrendamiento del dueño del automóvil y quien lo conduce.

Cuando el dueño del vehículo, hablando concretamente del taxi, lo entrega al taxista le dice expresamente cuáles son sus obligaciones como conductor, el trato que debe dar a los pasajeros. El conductor sabe que debe respetar las reglas de tránsito. Patrón y trabajador se ponen de acuerdo de dónde se tomarán los recursos para la gasolina, para las refacciones, etcétera.

Los taxistas, los conductores de los vehículos, que se mencionan anteriormente como trabajadores tienen derecho al respeto a la jornada máxima, al pago del salario mínimo por lo menos (Ahora 102.68 pesos y en la zona norte de la República 176.78), al descanso semanal pagado, a las vacaciones, al aguinaldo, a la inscripción en el IMSS y  todas las demás prestaciones en dinero y en especie que recibe cualquier trabajador.

Los taxistas tienen dignidad de trabajadores, no son siervos o esclavos.

josedavalosmorales@yahoo.com.mx

Detectan roca con inscripción ambiental

Una roca que lleva inscrita una leyenda de protección del bosque que data de la Dinastía Qing (1644-1911), fue detectada en la provincia de Hunan, centro de China, dijeron autoridades locales citadas hoy por la agencia noticiosa china Xinhua. (más…)

Substitución de patrón

José Dávalos*

El hecho de que una empresa o una de sus sucursales pase a manos de otro dueño en nada afecta la seguridad del trabajador en su relación de trabajo con el patrón; en ningún momento la ley otorga al empresario el poder de romper las relaciones de trabajo por un acto unilateral de su voluntad.

El trabajador no tiene por qué entregar su renuncia a su patrón para que el nuevo empresario lo ocupe. La relación de trabajo es una situación jurídica objetiva que se crea entre un trabajador y un patrón por la prestación de un trabajo personal y subordinado, lo que crea la seguridad del trabajador en su presente y en su futuro.

La estabilidad en el trabajo que crea el Constituyente de Querétaro en la fracción XXII del artículo 123 de la Carta Fundamental de la República, sólo puede romperse por la voluntad del trabajador cuando presenta su renuncia a su puesto de trabajo; por la voluntad del patrón por incumplimiento grave de las obligaciones del trabajador; o por circunstancias ajenas a la voluntad de los sujetos de la relación de trabajo que hagan imposible su continuación, como puede ser un terremoto, el incendio de la empresa, o una inundación.

El patrón sustituido es solidariamente responsable con el nuevo por las obligaciones derivadas de las relaciones de trabajo y de la Ley, nacidas antes de la fecha en que se haya dado aviso de la substitución, hasta por el término de seis  meses; concluido ese período únicamente subsiste la responsabilidad del nuevo patrón. Los seis meses se cuentan a partir de la fecha en que se haya dado aviso de la substitución de patrón al sindicato o directamente a los trabajadores.

La substitución de patrón existe cuando se presenta la transmisión de la empresa como totalidad, lo mismo que si se da en la transmisión de una sucursal, que en el futuro es una unidad independiente, una empresa nueva. No existe la substitución de patrón cuando la enajenación se efectúa de una parte de la maquinaria, útiles y enseres de una empresa, lo que no constituye una unidad técnica.

Si no se dio aviso a los trabajadores de la substitución, los juicios pueden seguirse y los laudos ejecutarse contra el patrón substituido y sobre los bienes que formen la empresa, puesto que el patrón substituto no cumplió la obligación de informar a los trabajadores de la substitución.

josedavalosmorales@yahoo.com.mx

50 años de docencia

José Dávalos*

Los profesores de la UNAM estuvimos muy festejados el Día del Maestro. En la Facultad de Derecho el Director Raúl Contreras Bustamante lo hizo emotivamente con los maestros del plantel. El rector de la UNAM, Enrique Graue, entregó a 70 académicos de toda la UNAM un reconocimiento por los 50 años que llevan como profesores de la Universidad, consistente en un Diploma y una Medalla.

De la Facultad de Derecho fuimos José Chirino Castillo, Arend Antonio Olvera Escobedo, Álvaro Uribe Salas y el autor de estas líneas. La ceremonia fue el miércoles 15 de mayo, Día del Maestro, en la Sala Miguel Covarrubias, del Centro Cultural Universitario, en Ciudad Universitaria.

El discurso del rector, con ese motivo, tuvo aspectos muy relevantes. Enseguida entresaco algunas de sus expresiones: Es en el personal académico en quien recae la misión de crear y resguardar conocimientos; de ordenarlos y transmitirlos; de estimular y heredar vocaciones, y de propiciar, en nuestros estudiantes, el ánimo de superación y la avidez por descubrir lo ignorado y desconocido.

Hace cincuenta años, cuando muchos de ustedes ingresaron como docentes a nuestra casa de estudios, salimos, en ese entonces, del doloroso episodio del 68 que cambió el rostro de la nación y que, a los universitarios, nos reforzó en identidad y convicción. En julio del año pasado, en forma ejemplar y respetuosa los mexicanos decidimos que el cambio de rumbo tenía que suceder para conseguir un país más democrático, honorable y justo. Para algunos fue un cambio súbito e inesperado, para otros un cambio deseado y necesario.

En la UNAM tenemos certeza de nuestra autonomía y con ello la confianza de todo aquello que nos es indispensable a nuestro quehacer esencial, que no es otro que la permanente transformación de México.

Con autonomía defendemos nuestro carácter laico, público y gratuito. Con autonomía definimos nuestros mecanismos de ingreso y permanencia y nuestra  voluntad de crecer y educar con calidad. Con autonomía, organizamos nuestro presupuesto y lo hacemos con la austeridad que evita excesos y con la suficiencia para no generar carencias.

Los maestros, junto con nuestro Rector estamos convencidos de que no habrá país rico con una ciencia pobre.

josedavalosmorales@yahoo.com.mx

Copyright Columna Pulso Político
Derechos Reservados, Francisco Cárdenas Cruz. Queda totalmente prohibida la reproducción parcial y total de los contenidos de este sitio sin autorización.