| | SERVICIOS | PODERES | Facebook Twitter  
Pulso Político
Puyazo
Puebla: fue
el "dedito"

Miguel Tirado

Los abucheos, una
práctica perversa

En un contexto de popularidad inédito, podríamos afirmar, el Presidente Andrés Manuel López Obrador, cumplió los primeros cien días de su administración. Fluctuando en un rango entre el 67 y el 85 por ciento, la popularidad actual del mandatario mejoró los números de la, ya de por sí, alta aprobación registrada tras su triunfo electoral. Aún más, según especialistas en temas estadísticos, el cálculo es que ésta se mantenga elevada un buen rato más. (más…)

El PRI, 90 Años ¿y?

El Partido Revolucionario Institucional (PRI) cumplió nueve décadas de vida, el lunes pasado. Noventa años, de los cuales, durante 77, fue el partido gobernante en el país. Al otrora invencible tricolor, le tocó conmemorar esa larga existencia en el peor momento de su historia. Y es que, al revisar las tres grandes derrotas del tricolor, se aprecia el grado de deterioro que fue acumulando este partido, sin que se tomaran medidas para evitar el colapso.

En su primera gran derrota, la de la elección federal del nuevo milenio, cuando fue expulsado de Los Pinos por primera vez, (más…)

El PRD y su dirigencia colegiada

El próximo mes de abril, el Partido de la Revolución Democrática (PRD) renovará su dirigencia. Una nueva oportunidad para que el Sol Azteca demuestre que entendió el mensaje que los electores le enviaron el primero de julio del año pasado y que lo dejó al borde del precipicio.

Este año, el cinco de mayo, este partido cumplirá 30 años, a lo largo de los cuales tuvo importantes éxitos, pero también, grandes fracasos. De haber estado a punto de alcanzar el poder presidencial, (más…)

El papel de los gobernadores

Decíamos en nuestro comentario de la semana pasada, que después de seis meses del tsunami electoral tabasqueño que casi desapareció del mapa político a los partidos más influyentes(PRI, PAN Y PRD), estos continúan con el rumbo perdido, desorientados, divididos y en la orfandad. Sin que hasta la fecha hayan podido ubicarse en el lugar que les corresponde, en su calidad de oposición. Y, ni que decir, de su papel de contra peso, que, menguado en el Congreso y en las calles, resulta inexistente. (más…)

Nuevos partidos ¿para qué?

Mañana, 31 de enero, expira el plazo establecido por el Instituto Nacional Electoral (INE)) para la presentación de las solicitudes para el inicio del procedimiento de registro de nuevos partidos políticos. Hasta el corte del viernes de la semana pasada, sumaban 30 las organizaciones registradas con este propósito. Número que supera el récord de 20 organizaciones, que, en 2013, solicitaran hacer este trámite. (más…)

Y, ¿qué tal un poco
de ética política?

Tal parece que prudencia, moderación, respeto y sensibilidad política no son, precisamente, virtudes que caractericen la actuación de la presidenta de Morena, Yeidckol Polevnsky. Y es que los roces y enfrentamientos con miembros de su partido y de otras organizaciones políticas aliadas, no han sido pocos, cuando no hay disposición a acatar algunas de sus ocurrencias en su autoritario estilo de ejercer la política. (más…)

Ve Negrete presión
de AMLO y Sheinbaum

Luego de que la Sala Regional de la Ciudad de México del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) declaró nula la elección de alcalde en la delegación Coyoacán, el excandidato de la coalición “Por México al Frente”, Manuel Negrete, aseguró que tal decisión es producto de la presión ejercida por los candidatos electos de la CDMX y del país. (más…)

El muro es tema
que exhibe a Trump

Aunque parezca increíble, Donald Trump apenas está por cumplir dos semanas en el cargo y, en tan sólo diez días hábiles, ha logrado irritar, poner en contra, o, por lo menos, decepcionar, a muchos que ven con preocupación a un presidente con gran poder y nula sensatez. A un gobernante improvisado, pero impositivo, lleno de ocurrencias que ponen en riesgo la estabilidad y paz mundiales. A un personaje que utiliza como herramienta para su comunicación oficial, la vía de los mensajes de 140 caracteres y que gobierna con órdenes ejecutivas, que le han resultado muy a modo para hacer efectivas algunas de sus promesas de campaña. (más…)

Cambios de gobierno y la corrupción

Miguel Tirado Rasso

Como resultado del proceso electoral del pasado 7 de junio, se renovaron 9 gubernaturas (Baja California Sur, Campeche, Colima, Guerrero, Michoacán, Nuevo León, Querétaro, San Luis Potosí y Sonora), y se eligieron a los titulares de las 16 delegaciones del Distrito Federal, entre otros puestos de elección popular programados en dicha jornada.

En términos generales, aquel proceso se desarrolló sin daños que lamentar, no obstante que en ciertos lugares el clima de inseguridad daba lugar a suponer riesgos para su celebración, lo que finalmente quedó para el anecdotario. Tampoco se cumplieron los pronósticos pesimistas que auguraban otro triunfo del abstencionismo, pues la ciudadanía acudió a las urnas en mayor número que en las dos elecciones intermedias anteriores (47.6%, contra 44% en 2009 y 41.5% en 2003), para sorpresa de muchos.

Lo anterior viene al caso porque en días pasados se llevaron a cabo los actos de toma de posesión de casi todos los gobernadores electos y de los jefes delegacionales de esta capital. Ceremonias protocolarias, al menos en el caso de los gobernadores, en las que llama la atención la coincidencia del tema y del tono utilizado por quienes llegaron a ocupar los cargos, sobre todo en donde se dio una alternancia.

Y es que el tema de la corrupción y otras lindezas aparecen como la principal denuncia en contra de los que se van, en ocasiones de manera abierta y directa, en otras, de manera más velada, pero siempre como una mayor preocupación. En los estados de Sonora y Nuevo León, no es ningún secreto que, en gran parte, la derrota del partido en el poder, el PAN y el PRI, respectivamente, se debió a una mala, inescrupulosa y muy cuestionada administración del gobernador en turno.

La triste actuación de algunos políticos contribuye al fastidio y rechazo que siente la población en contra de la política y sus actores, sobre todo cuando las denuncias se quedan en meras sentencias de palabra que no llegan a ningún fin, porque los compromisos políticos resultan siempre más fuertes y son garantía de impunidad.

Queda, sin embargo, la esperanza de que, para como están las cosas, la oratoria de los mensajes de toma de posesión aterrice, al menos en investigaciones serias. Nadie pide una cacería de brujas, pero en donde los números no cuadran y, al menos, las evidencias muestran sospechas de malos manejos, resultaría obligatorio abrir una auditoría con todas sus consecuencias.

Y es que mire usted, si no es para preocupar, con lo que se encontraron quienes asumieron los cargos, según sus propios dichos.

En Sonora, la gobernadora, Claudia Pavlovich, fue contundente, hay “un nivel de corrupción nunca antes visto en todos los niveles de gobierno”, dijo, y anunció una investigación en contra del gobernador saliente por un sobregiro de diez mil millones de pesos.

En Nuevo León, el nuevo gobernador, Jaime Rodríguez, El Bronco, tampoco fue suave con su antecesor. Encontramos la casa sucia, las columnas derruidas, “por la corrupción sin llenadera de quienes se creyeron reyes y no gobernantes…Donde veían dinero público, veían botín”, denunció.

Silvano Aureoles en Michoacán, también se referiría al tema. Una economía estancada, un caos fiscal, endeudamientos, desorden financiero e inseguridad jurídica, diría sobre lo que encontró al llegar.

En Guerrero, Héctor Astudillo habló de que la corrupción es un lastre que nos ha desprestigiado, dividido e impedido crecer. Por algo lo habrá dicho.

Y según la Encuesta de Calidad e Impacto Gubernamental, en Baja California Sur, otro estado con nuevo gobernador, la percepción de “alta ocurrencia de prácticas corruptas” para 2013 se elevó un 84.58 por ciento, respecto de 2011.

Y aquí, en la capital del país, no nos quedamos atrás. La noticia es que en ocho de las 16 delegaciones, los nuevos titulares se encontraron con oficinas saqueadas y dañadas, arcas vacías, obras sin terminar y deudas sin pagar. Bueno, ¡hasta las computadoras y los teléfonos se llevaron!, denunciaron los nuevos delegados.

Por lo pronto, habría que agradecerle a la alternancia y algo más, la posibilidad de exhibir a personajes impresentables, además de permitirnos conocer la mala actuación y los excesos de quienes ejercieron el poder sin limitación alguna, pues en los casos en los que la sustitución es entre miembros del mismo partido, predomina el encubrimiento y la complicidad.

Es de llamar la atención que en este paquete de fichitas, ningún partido político salió bien librado, pues, por lo pronto, azules, rojos y amarillos, todos dieron la mala nota, lo que nos lleva a preguntar ¿Qué es lo que está pasando?, ¿hacia dónde vamos?, ¿hasta cuándo?

Gritos en la oscuridad

Miguel tirado Rasso*

En la desolación se haya el PRD, una vez más. Como si el desastre electoral sufrido en las pasadas elecciones de junio, hubiera sido algo inesperado, sus dirigentes se encuentran conmocionados, choqueados, sin saber qué hacer ni a quién acudir. Atribuyen la causa de su derrota a circunstancias externas, para no reconocer que el problema, o uno de sus más graves problemas, se encuentra en casa, porque lo suyo no es la autocrítica.

Y es que, si algo ha afectado a este partido, ha sido precisamente el estilo excluyente con el que los dirigentes de la fracción Nueva Izquierda han administrado y conducido el partido, a partir de que ganaron la presidencia de su Comité Ejecutivo Nacional. Su falta de apertura y de negociación con las fuerzas internas, en un partido de por sí complicado por la diversidad de los grupos y de los liderazgos que lo integran, lo han ido minando. Las divisiones en su seno han representado siempre su mayor riesgo.

Una indiscriminada política de alianzas, sin importar con quien ni en dónde, con el único objetivo de ganar posiciones, a cualquier costo, los llevó a convivir con impresentables. Personajes que aprovecharon el emblema del Sol Azteca como aval de impunidad para sus negocios y de los que, después, resultó difícil deslindarse e imposible esquivar el desprestigio.

Otras coaliciones con partidos políticos, les facilitaron el acceso al poder, aunque sólo virtualmente, porque nunca pudieron ejercerlo. Alianzas fallidas, porque sus aliados únicamente los invitaron para la foto y el discurso, pero no para compartir el ejercicio del poder. Esto, y el comportamiento, al menos, cuestionable de algunos de sus cuadros en cargos públicos, fueron otros de los “detalles” que han llevado a este partido a su actual crisis existencial.

A estas alturas del partido, la mejor fórmula que encontraron en el PRD, para tratar de salvarlo, habría sido la renuncia de su actual presidente, Carlos Navarrete (también empujada desde las sombras, por fuego amigo, habría que agregar), con todo y la de su comité ejecutivo. Una renovación total, para un cambio de forma y fondo que, pensamos, es la única salida para este instituto, tan golpeado y mangoneado por los intereses de grupo.

Hasta ahí todo bien, porque efectivamente un cambio es lo que requiere con urgencia este partido, pero no sólo de personas, sino también de estrategias, de actitudes, de propósitos, de objetivos, de programas y de todo lo que se pueda, pues como la tercera fuerza política del país y mayor de la izquierda, o casi, su responsabilidad y compromiso con sus militantes y simpatizantes, y con el país mismo, lo obligan a luchar, no sólo para permanecer, sino para volver a la competencia en la disputa por el poder. Su presencia en el escenario político nacional resulta necesaria y conveniente para un mejor juego democrático.

Pero el desconcierto sobre un nuevo panorama para este partido ha llevado a sus dirigentes, y a algunos más, a dar palos de ciego, en su preocupación por fortalecer al partido y encontrar a quien los deba conducir por el buen camino. Como Diógenes, buscan al mejor hombre, dentro y fuera del partido, y tocan puertas que no les abren intelectuales y políticos, personajes respetables y respetados como José Woldenberg, Juan Ramón de la Fuente, Roger Bartra y Cuauhtémoc Cárdenas, por señalar a los más mencionados. Y es que estos los conocen bien, y seguramente estarían dispuestos a apoyar al partido, pero no necesariamente a quienes lo controlan.

El dilema es grande. ¿A quién proponer para retomar el rumbo: a un militante destacado o a un ajeno a la vida partidaria de las corrientes; a un joven, para la renovación generacional o a uno con experiencia y cierta antigüedad; a un político o a un intelectual? Como si todo dependiera de la magia del nuevo líder y no de una auténtica disposición a revisar y cambiar.

Y ¿sobre las alianzas? Con todos, han dicho, menos con el PRI. Y una vez más han expresado su intención de ligarse con el PAN, al fin que el propósito no es compartir ni contrastar ideologías. Eso no es lo importante, lo que se busca es derrotar al adversario común, aunque la experiencia histórica ha mostrado que esas alianzas, cuando llegan a triunfar, no les benefician en nada.

Bueno, hasta dónde llegará su grado de desesperación, y qué tan perdidos se han de sentir, que han decidido buscar a su verdugo, Andrés Manuel López Obrador, a través de una comisión especial, para invitarlo a que unan fuerzas en una alianza de las izquierdas. Él, que los ha denostado y rechazado públicamente, una y otra vez, y que no es ajeno al lamentable estado en que se encuentran ¿suponen que aceptará apoyarlos?

Como diría el clásico ¡Pero qué necesidad!

mitirasso@yahoo.com.mx

Copyright Columna Pulso Político
Derechos Reservados, Francisco Cárdenas Cruz. Queda totalmente prohibida la reproducción parcial y total de los contenidos de este sitio sin autorización.