Aquellos jugadores que desean iniciarse en el mundo del póker seguro han escuchado sobre el all-in póker y quieren saber en qué consiste, así como cuando o no efectuarlo. En este artículo se cuenta que esta es una de las jugadas más emblemáticas de un juego de estrategia que gusta a muchos en el mundo.

El all – in en póker se ha popularizado gracias al cine, donde vemos como esta jugada genera las victorias más épicas. En esta jugada, los botes pequeños suelen ser los más importantes y aunque pocos hablan de eso, siempre está bueno saber cómo y cuándo hacerlos.

¿Qué es un all – in en póker?

Al – in en póker es una jugada que implica apostar todas las fichas en una sola jugada. Es decir, el jugador apuesta todo en una sola mano.

Cuándo hacer un all – in en póker

Lo primero que deben saber los jugadores de all – in en póker, sobre todo los nuevos, es que el póker no es un juego cuadrado y que siempre es necesario acomodarse a las diferentes situaciones que se van presentando. Los jugadores deben conocer que hay casos en los que el all – in en póker está justificado:

Cuando hay pocas fichas

Si por alguna razón el jugador se queda con pocas fichas, probablemente esto lo llevará a quedar fuera de la partida y con una mínima posibilidad de seguir jugando. Estar en esta situación puede ser aprovechada por el jugador para lograr una especie de reenganche y esa posibilidad solo se la puede dar el all – in en póker.

En caso de commited

En caso de estar en commited y ver opciones de ganar, lo mejor será ir con todo, bien sea con una buena mano, o con una carta que dé por ganador al jugador.

Cuándo mejor no por un all – in póker

Si el jugador se encuentra frente a una escalera, un color o un full – house debe saber que, al menos que sea un apostador experimentado, puede cometer un grave error si realiza un all – in en póker. En dichos casos, lo mejor nunca será hacer ese tipo de jugada.

Otro caso en el que no conviene ir por un all – in es cuando un rival ya lo hizo en el river. En ese caso, se debe tomar el all – in como una provocación que busca ponernos contra la espada y la pared. Lo ideal es responder con un all – in solo si la mano que se tiene es mucho más fuerte.

Cuándo ir con todo y hacer un all – in póker

El mejor momento para ir con todo es cuando la partida está avanzada, pero los jugadores deben tener en cuenta que esto puede ser arriesgado. Lo importante es que los apostadores sean capaces de leer bien a su rival y ver si realmente conviene hacer un all – in en estas fases del póker o, si por el contrario, es mejor no arriesgarse.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí