La Lucha de Poder en Tabasco: CJNG vs. Ex-Zetas

En el tumultuoso escenario del crimen organizado en México, una nueva declaración ha surgido desde las profundidades de la violencia que azota al estado de Tabasco. En un video que ha comenzado a circular por las redes, se presentan individuos armados, identificados como miembros del grupo Los Cuinis, aliados del poderoso Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG). Estos hombres han lanzado acusaciones severas y directas hacia exmiembros de los Zetas, a quienes señalan como responsables de la ola de violencia en la región.

El Mensaje y la Acusación

«Este comunicado es para ti», comienza el mensaje dirigido a Daniel Hernández Montejo, también conocido como el H o Prada, identificado como líder del grupo criminal La Barredora. En un tono desafiante, se le critica por presuntamente haber cooptado a las autoridades y acoger en sus filas a exintegrantes de los Zetas. El portavoz de Los Cuinis, con una gorra marcada con las siglas del CJNG, deja en claro su postura: «No apoyamos a secuestradores, rateros, violadores, extorsionadores y Zetas».

Las Raíces del Conflicto

Este enfrentamiento no es aislado ni surge de la nada; tiene raíces históricas y conexiones familiares. Se menciona a Antonio Guizar Valencia, asesinado en 2005, hermano de José María Guizar Valencia, alias Z43, un notorio narcotraficante capturado en 2018. El conflicto actual refleja las cicatrices y las continuas disputas por el control territorial y las rutas de narcotráfico.

Un Llamado a la Cuarta Transformación

En una marcada distinción política, los supuestos miembros del CJNG declaran que su batalla no es contra el gobierno de Andrés Manuel López Obrador. «Señor presidente, esta guerra… es en contra de estos sujetos que tienen aterrorizado a su estado», proclaman, buscando, quizás, diferenciarse de otros grupos criminales o atraer simpatía pública.

La Violencia en Cifras

La violencia en Tabasco no es únicamente una cuestión de declaraciones. Los hechos hablan por sí solos: incendios de vehículos y disturbios en penales en diciembre del año anterior, y una ola de al menos 24 asaltos a mano armada al inicio de enero, según reportes de medios locales. La tensión palpable en las calles de Villahermosa y otros municipios refleja la urgente necesidad de restaurar la paz y el orden.

Conclusión

La situación en Tabasco es un microcosmos de los desafíos que enfrenta México en su lucha contra el crimen organizado. Las acusaciones del CJNG a antiguos Zetas y las implicaciones directas hacia las autoridades locales subrayan la complejidad de esta lucha. Mientras los ciudadanos demandan tranquilidad y seguridad, los grupos criminales continúan su ajedrez mortal, moviendo piezas en un tablero donde el precio a pagar es, a menudo, la vida misma.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí