La Tradición Taurina en la Feria de León

La pasión por la tauromaquia ha resonado en las calles de León desde los tiempos de la colonia, convirtiéndose en una de las principales atracciones de su famosa feria. El ruedo de la Plaza de Gallos ha sido testigo de la destreza y el arte de los diestros más reconocidos, encarnando el corazón de esta tradición cultural.

Un Ícono del Toreo Leones

Entre los nombres que han marcado la historia taurina en León destaca Rodolfo “Califa” Gaona, conocido como el rey de los taurinos. Su habilidad con la muleta y su icónica suerte, la “Gaonera”, sumadas a su precisión para el estoque final, han dejado huella en los corazones de los aficionados tanto en León como a nivel mundial.

Los Albores de la Fiesta Brava

Los inicios de la tauromaquia en León se remontan a estructuras sencillas, con gradas de madera que albergaban a los espectadores. Según registros del Archivo Histórico Municipal, fue en 1831 cuando se realizaron las primeras corridas en la Plaza de Gallos, y más tarde, en 1844, en la Plaza León o Reforma, que se ubicaba donde hoy encontramos la Plaza Coliseo. La historia cuenta que la construcción de la plaza que hoy conocemos como La Luz fue promovida por el ganadero Sergio Gutiérrez Pacheco y finalmente se inauguró en 1961 gracias a la colaboración de los hermanos Obregón Urtaza y al soporte del gobierno estatal.

Figuras y Eventos Legendarios

La Plaza de Toros La Luz ha sido escenario de innumerables eventos y ha visto pasar a figuras legendarias del toreo durante más de seis décadas. Desde rejoneadores de la talla de Pablo Hermoso de Mendoza hasta los Enanitos Toreros, este espacio ha sido sinónimo de diversidad y emoción, impregnándose de la pasión y la energía que solo la Fiesta Brava puede generar.

Hitos en la Historia Taurina de León

El 20 de enero de 1909 marcó un hito importante con la presentación de Rafael Gómez “Gallito”, aclamado como el mejor torero del mundo, y su hermano Fernando “Gallito II”, en una corrida con toros de la ganadería de San Cristóbal. A pesar de los conflictos históricos, como la Revolución Mexicana y la Guerra Cristera, las corridas de toros mantuvieron su vigencia y continuaron presentando a grandes toreros como Guillermo Danglada y Refulgente Álvarez en 1926.

La Evolución de las Plazas de Toros

La Plaza México, inaugurada en 1928, fue derribada en 1934, y en 1937, León vio nacer una nueva Plaza de Toros que se convirtió en la cuna de la corrida tradicional de feria cada 20 de enero. Aquí, figuras como Silverio Pérez y Carlos Arruza deleitaron a los espectadores con su maestría.

El 16 de septiembre de 1961 se celebró la inauguración de la Plaza de Toros La Luz, y desde entonces, ha sido el escenario de las más prestigiosas ganaderías y toreros, incluyendo a Eloy Cavazos y José María Luevano, haciendo de cada evento una página más en el rico legado taurino de León.

La Feria de León sigue siendo un punto de encuentro para los amantes de la tauromaquia, un lugar donde se entrelazan la tradición, la emoción y la cultura en un espectáculo que trasciende el tiempo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí