Homenaje a un Filántropo de la Música: Ernesto Usabiaga

En el fascinante universo de las melodías y armonías que compone la educación musical en Celaya, una figura ha resaltado por su entrega y pasión: Ernesto Usabiaga. Este pilar de la comunidad artística ha sido recientemente honrado por su dedicación incansable y su espíritu altruista, cualidades que han beneficiado enormemente al Conservatorio de Música de Celaya y a sus estudiantes.

Un Reconocimiento Inesperado

Imaginen la escena: un evento lleno de expectativa, la comunidad del Conservatorio reunida, y un momento que quedará grabado en la memoria colectiva. Durante una conferencia en el Teatro de la Ciudad, presentada por Arnoldo De la Rocha y Navarrete, se produjo la sorpresa. Don Ernesto Usabiaga recibió un homenaje que le tocó el corazón, mostrándose conmovido ante el gesto de sus compañeros y seres queridos.

Una Trayectoria Admirable

El actual presidente del Patronato, David Gastelum, no escatimó en elogios al hablar sobre el legado de don Ernesto. Destacó su liderazgo durante ocho de los trece años de historia del Patronato, subrayando la manera excepcional en que dirigió la organización. La tesorera, Velia María Hontoria Álvarez, también expresó su emoción y gratitud, enfatizando la influencia positiva de su predecesor y el impacto continuo en el liderazgo actual.

El Corazón de un Equipo

Don Ernesto, humildemente, atribuyó el éxito a un esfuerzo colectivo, mencionando figuras clave como el monseñor Alejandro Montes y la maestra Aurora Cárdenas, cuyo trabajo ha sido fundamental para alcanzar los niveles actuales de excelencia del Conservatorio. Su familia, presente en este emotivo evento, se unió a la celebración de su admirable labor.

Un Llamado a la Unidad y la Participación

Con una mirada puesta en el futuro, don Ernesto hizo un llamado a la ciudad de Celaya para que, a través de la unión y la participación activa en diversas iniciativas, se siga fomentando el crecimiento y el bienestar de la comunidad. Su convicción es clara: juntos, se puede lograr mucho más.

El acto no solo puso en relieve la generosidad de don Ernesto, sino que también sirvió como un recordatorio de la importancia del mecenazgo en las artes. Es un testimonio del impacto que una sola persona puede tener en el desarrollo cultural de una sociedad, y un ejemplo a seguir para aquellos que desean contribuir a la preservación y promoción de la música como pilar educativo y cultural.

En resumen, el Conservatorio de Música de Celaya y su comunidad se encuentran hoy en día celebrando la dedicación y el amor por la música que don Ernesto Usabiaga ha demostrado a lo largo de los años, marcando un precedente de filantropía y liderazgo que resuena en cada nota musical que surge de sus aulas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí